CÁDIZ

¿Quién pone la primera piedra?

Actualizado:

Teófila Martínez puso esta semana a la ministra de Fomento a bajar de un burro y le dijo de todo menos bonita. Con un cabreo manifiesto y sin importarle que ese día cumplía no sé cuántos años, la alcaldesa tildó de «mentirosa» a Magdalena Álvarez y le acusó de venir a Cádiz a reirse de los gaditanos.

Un día antes, la que fuera consejera de Economía acudía a una reunión a la ciudad en la que aprovechó para hablar del segundo puente quitando protagonismo al Ayuntamiento y poniéndose las medallas del proyecto que Borrell guardó durante años en un cajón. Y eso no le gustó nada de nada a Teófila, a la que le faltó tiempo para convocar una rueda de prensa urgente el mismo 5 de enero para ponerle carbón a Magdalena. Escoltada por cuatro concejales que ni siquiera abrieron la boca -entre ellos Francisco Carnota, ya recuperado del susto que dio a sus compañeros por una subida de tensión que le llevó al hospital esta Navidad- la alcaldesa comparó la visita de la ministra como si se hubiese colado un mal cuarteto en el concurso del Falla: «Ha venido a hacerse la graciosa y a reirse de las desgracias de los gaditanos, que le van a echar el telón». Tampoco dejó escapar de sus críticas al portavoz socialista, Rafael Román, que «ha hecho de paje de la ministra». Lo cierto es que el baile de fechas sobre licitaciones, plazos y adjudicaciones aumenta la tensión entre ambas responsables políticas.



El concejal oculto



Por fin le vimos bien la cara. En el Pleno del miércoles el joven Santiago Posada tomó posesión de su cargo como concejal del Ayuntamiento de Cádiz, donde desarrollará las funciones de delegado de Cementerio, nada mal para empezar. Durante varias semanas, desde que dimitió de su cargo el concejal Francisco Vivas, Posada ha estado protegido por sus jefes en el Partido Popular para evitar cualquier pregunta impertinente de los periodistas, que la canalla a veces tiene muy mala uva. El nuevo edil, con traje de chaqueta y algo nervioso, recibió su medalla de concejal y ocupó su escaño en un Pleno que por las fechas no se hizo demasiado largo y al que no faltó su familia. No asistió Teresa Agudo y Rafael Román abandonó pronto el salón de plenos para acompañar a la ministra de Fomento y que le pusiera al día sobre el segundo puente, ya que en las fechas del comienzo de las obras no hay quien se ponga de acuerdo ni dentro de su propio partido.



Desde lo alto



Los que sí han disfrutado esta semana son los tripulantes de las carrozas y, sobre todo, los reyes magos. En Cádiz, sus majestades tuvieron una jornada apretada, seguida muy de cerca por los directivos de la Asociación Reyes Magos. Melchor (el abogado Fernando Estrella), Gaspar (el doctor Antonio Bascuñana), Baltasar (el rector de la Universidad, Diego Sales), el Cartero (Manuel Chaves, profesional del restaurante El Faro) y la joven Eugenia Martín (Estrella de Oriente) tiraron 18 toneladas de caramelos en una cabalgata tripulada, entre otros, por nuestro especialista en crónicas sociales y responsable de El Mentidero, Ignacio Casas; el abogado Alfonso Guillén (paje de Melchor) o el fiscal Manuel Estrella, que se lo pasaron en grande, así como los niños Auxi y Carlota Martín, Elena Lumpié, María Pozuelo, Miguel Ángel Cortés Córdoba, Mirian Jiménez Córdoba, Laura y Ana Ansede, Javier y Luis de Reyna, Juan y Candela Zarco, Blanca y Carmen Herrera, Álvaro Boto, María y Carlota García Barón, Carmen Barón, Ángela Molina, Rocío Carrillo, Ana y Patricia Estrella Rodríguez, Manuel y Elena Estrella Dodero, Pilar y Javier Sotelo, Rocío Orgambides, María del Valle Fernández Arellano, Pablo y Macarena Meléndez, Alicia Almorza, María Fernández Zambonino, entre otros pequeños tripulantes.