OPINIÓN

Un Wall Street de piedra ostionera

A veces se nos olvida que Cádiz fue el centro del mundo, el lugar donde la historia tomaba su nombre

Actualizado:

Mea culpa. El otro día me sacó los colores un sabio que es gaditano como el que esto firma aunque naciera, como lo hice yo, a casi 400 kilómetros de donde el mar tiene un hogar de piedra ostionera. Se equivocó Antonio Burgos, se equivocaba. Un gaditano nace donde le toca, si no, ¿quién iba a querer ver la luz lejos de donde se inventa?

Como le decía, callado asentí cuando Jesús Maeso de la Torre, uno de los pocos sabios que en el panorama literario actual han sido, se echaba las manos a la cabeza al pensar en el carácter derrotista gaditano, que toma por anécdota su historia cuando fue hazaña. Prometí arrojar al fuego mis artículos, éstos con