OPINIÓN

El timador timado

Qué lejos queda el cansado y laborioso trabajo de hacer chuletas o de pensar en como esconderlas

Actualizado:

Enterramos a la Caballa y, con tan luctuoso acto, nos hacemos a la idea de que debemos decir adiós a los chapuzones en el agua, las copas en el chiringuito o los conciertos en el muelle. La vida real no atiende a razones y, por mucho que el sol se empeñe, el verano se acabó. Desde este lunes nos habremos incorporado a la vida cotidiana, los afortunados con trabajo a sus respectivas ocupaciones, los padres estarán ultimando los preparativos para la vuelta al cole de los más pequeños, y los jóvenes dando el último repaso a la selectividad, a los exámenes de septiembre o preparando el inicio de curso.

El retorno a la realidad diaria es la causa de