OPINIÓN

Pan

Mientras nos quede el pan, un resto de humanidad habitará dentro de nosotros

Ramón Pérez
Actualizado:

Mientras nos quede el pan, un resto de humanidad habitará dentro de nosotros. Pan amasado a mano con sudor y desvelo del hombre. Sudor insomne del artesano que, al salir de nuestro sueño, nos espera con el tierno milagro cotidiano de la harina transformada en alimento. Alimento para el cuerpo y para el espíritu, porque al comer el pan renovamos la comunión con nosotros mismos, la sagrada ceremonia que nos revitaliza la raíz profunda de lo que verdaderamente somos.

Cuando no tenía colegio mi madre me mandaba a comprar el pan. Sin yo saberlo, ni quizás ella tampoco, me hizo partícipe de un rito milenario. Me inscribió en el flujo poderoso del mito que había alcanzado suprema forma trágica en

Ramón PérezRamón PérezArticulista de OpiniónRamón Pérez