OPINIÓN

Hacer tiempo

Nunca el Congreso de los Diputados fue tanto y tan bien la Cámara de los representantes, por el papelillo de cada cuál y porque eso es lo que somos nosotros

Francisco Apaolaza
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nunca el Congreso de los Diputados fue tanto y tan bien la Cámara de los representantes, por el papelillo de cada cuál y porque eso es lo que somos nosotros. Algo estúpidamente engreído anida en el en pensar que nos merecemos otros políticos, pues en realidad representan al pueblo. Son el pueblo. El Congreso es la sociedad misma: trolls, zascas y attention whores. Disfruto como puede disfruta un entomólogo de los nuevos personajes que emergen de la soberanía popular. Meritxell Batet, por ejemplo, que es la Daenerys targaryen del federalismo de España, pues dispone de todo el ancho de banda del asuntillo territorial, desde el 155 a aquel voto que depositó en favor del referendum. El federalismo es el pret-à-porter

Francisco ApaolazaFrancisco ApaolazaArticulista de OpiniónFrancisco Apaolaza