OPINIÓN

Alunizaje

Alcanzar la luna fue sueño de la humanidad antes aún de que los astrónomos caldeos estudiaran el cosmo

Actualizado:

La luna es nuestro astro más importante y el más mentiroso: cuando decrece dibuja una C en el cielo, y una D cuando crece. Al sincronizar su rotación con la Tierra siempre oculta una cara, enigma de geólogos. Por su proximidad condiciona nuestras vidas: ilumina las noches, dirige las marejadas e inspira poemarios, como 'Perito en Lunas' de Miguel Hernández en 1933; o canciones: «Yo no le canto a la luna porque alumbra y nada más, le canto porque ella sabe de mi largo caminar» (Atahualpa Yupanki). También extravagancias como las de licántropos; o demencias, hasta hace poco los psiquiátricos se llamaban Asilos de Lunáticos. Alcanzar la luna fue sueño de la humanidad antes aún de que los astrónomos caldeos