El Rey Don Felipe, durante la entrega de trofeos de la 37 Edición de la Copa del Rey Mapfre de Vela, en Palma de Mallorca - EFE / Vídeo: La Reina y sus hijas reciben al Rey tras la regata

El Rey se sometió a una leve intervención de espalda

Don Felipe fue tratado con radiofrecuencia por aguja (técnica conocida como rizólisis), el pasado 14 de julio en Madrid. Zarzuela no informó al considerarse una intervención menor

MADRIDActualizado:

El Rey ha gozado, hasta ahora, que tiene 50 años, de muy buena salud, pero desde que era muy joven padece unos molestos dolores de espalda que ha tratado de aliviar con masajes, ejercicio e incluso con parches analgésicos. Dos semanas antes de trasladarse a su residencia estival de Palma de Mallorca, decidió someterse a una rizólisis, que es un tratamiento de radiofrecuencia por aguja destinado precisamente a aliviar el dolor mediante la destrucción de los nervios afectados. La intervención, con anestesia local y en régimen ambulatorio, es tan sencilla que el Palacio de La Zarzuela no consideró la necesidad de informar, ya que no afectaba a la salud del Rey sino más bien a su bienestar.

Don Felipe se sometió a esta técnica un sábado, el 14 de julio, para que no afectara a su trabajo y mantuvo su agenda tal como estaba programada, con un acto en Sevilla el lunes siguiente por la mañana y la reunión del Consejo de Seguridad Nacional esa misma tarde en La Zarzuela.

Sin embargo, la presencia del Rey en un hospital, aunque sea para un asunto menor, es muy difícil de mantener en secreto y, tres semanas después, ha trascendido que Don Felipe se sometió a esta técnica, y que lo hizo en la Clínica Ruber Internacional de Madrid, un detalle que contribuye a dar publicidad al equipo que se la aplicó.

Felipe VI en la caña del Aifos 500 en la categoría Swan 50 en la regata Copa del Rey Mapfre, que se celebra en aguas de la bahia de Palma.
Felipe VI en la caña del Aifos 500 en la categoría Swan 50 en la regata Copa del Rey Mapfre, que se celebra en aguas de la bahia de Palma. - EFE

Como el Rey nunca se ha quejado en público de esos dolores, ni ha hecho la más mínima mueca de malestar, es difícil saber si la rizólisis ha sido efectiva o no en su caso. Lo cierto es que Don Felipe ha mantenido un elevado ritmo de actividad a la vista de todos, tanto institucional como deportiva y social, durante su estancia en Mallorca. La última vez que se le vio fue el pasado miércoles, cuando embarcó en la lancha «Somni» con su madre, la Reina Doña Sofía, y su tía, la Princesa Irene de Grecia, y se dirigieron a la isla de Cabrera.