Michelle Obama a la salida del restaurante donde almorzó con James Costos
Michelle Obama a la salida del restaurante donde almorzó con James Costos - Joan Llado

Michelle Obama huye de los 'paparazzi' en Mallorca

La visita de la ex primera dama de EE.UU. a la isla se está caracterizando por una gran dificultad para poder captar fotografías de su presencia

Josep María Aguiló
Palma de MallorcaActualizado:

Los tres primeros días de la nueva estancia privada de Michelle Obama en Mallorca han estado caracterizados por la discreción, como si fuera ya una isleña más, razón por la que hasta el momento no han podido ser captadas muchas fotografías de ella. La ex primera dama de Estados Unidos aterrizó en España el pasado martes a primera hora. Ya en tierras isleñas, desde el aeropuerto palmesano de Son Sant Joan se desplazó directamente a la finca de Ses Planes, en el municipio de Esporles, en donde ya pasó una semana de vacaciones a finales del pasado verano.

Dicha mansión está siendo alquilada en estos últimos estíos por el ex embajador de EE.UU. en España, James Costos, y por su marido, el decorador Michael Smith, quienes por segundo año consecutivo han acogido a Michelle Obama, auténtica huésped de honor. Esa circunstancia no resulta en absoluto extraña si se tiene en cuenta que a los tres les une desde hace tiempo una gran amistad.

El dispositivo de seguridad que rodea a Michelle Obama
El dispositivo de seguridad que rodea a Michelle Obama - Joan Llado

En la primera jornada de su reencuentro con Mallorca, Michelle Obama almorzó con Doña Sofía en Ses Planes. La esposa de Barack Obama y la Reina madre ya se conocían personalmente. Cabe recordar, en ese sentido, que en agosto de 2010 la entonces primera dama visitó la isla por vez primera. En aquella ocasión, la esposa de Barack Obama acudió al Palacio de Marivent, acompañada por su hija Sasha. Ambas fueron recibidas por Don Juan Carlos y Doña Sofía, con quienes almorzaron, en una recepción que también contó con la presencia de Doña Letizia.

Fiel a Baleares

Michelle Obama visitó de nuevo Mallorca siete años después, a finales del pasado verano, para pasar varios días en la isla. Hace doce meses, trascendieron muy pocas imágenes de la presencia de la esposa de Barack Obama en tierras mallorquinas. Aun así, se confirmó que había visitado diversos enclaves costeros y del interior. Se desplazó, por ejemplo, hasta el municipio de Algaida para conocer la tradicional fábrica de soplado de vidrio Gordiola. También recorrió el precioso puerto de la localidad de Sóller o salió a navegar por la costa mallorquina desde Puerto Portals.

El exembajador James Costos
El exembajador James Costos - Joan Llado

Esa circunstancia de una cierta dificultad para poder conseguir fotografías de la ex primera dama se está repitiendo de nuevo en esta ocasión, esencialmente por razones de seguridad, ya que cuenta cada día con un amplio servicio de escolta. Así ocurrió por ejemplo el pasado miércoles, cuando únicamente el diario «Última Hora» consiguió captar imágenes de Michelle Obama y descubrir cómo había transcurrido su segunda jornada en la isla.

Hace dos días, la ex primera dama dedicó la mañana a practicar senderismo por el Camino des Correu, que conecta las localidades de Esporles y Banyalbufar. Dicha caminata, que contó con la presencia de Costos, se prolongó por espacio de unas dos horas. Ya por la tarde, Michelle Obama navegó en un yate por las proximidades de Puerto Portals, en el municipio de Calviá, cenando poco después en el restaurante del Hotel Bendinat.

La jornada de ayer jueves fue algo más tranquila. Así, Michelle Obama pasó gran parte de la mañana en la finca de Ses Planes, que abandonó para ir a almorzar al restaurante Béns d’Avall de Sóller. En esta ocasión, fueron varios los periodistas gráficos que consiguieron fotografías de la citada comida.

En principio, está previsto que la estancia de Michelle Obama en Mallorca se prolongue hasta el próximo lunes, con diversas visitas a otros bellos enclaves de la isla.