El relieve que ha creado la controversia en Wittemberg
El relieve que ha creado la controversia en Wittemberg

Alemania debate la eliminación de un relieve medieval de la iglesia de Lutero porque «expresa puro odio a los judíos»

La polémica acerca de la supresión de esta iconografía antisemita se ha desatado tras una batalla judicial y una petición vía internet que ha cosechado 10.000 firmas de apoyo

Actualizado:

Wittemberg es conocida como la ciudad de Lutero. Allí publicó en 1517 las 95 tesis que darían lugar a la Reforma protestante, allí predicaba y allí se casaba con Catalina de Bora. Precisamente en esa iglesia, la de Santa María, declarada Patrimonio de la Humanidad, se encuentra el «judensau» que ha desatado la polémica en el país.

La palabra alemana describe la iconografía antisemita de origen medieval, que representaba despectivamente y deshumaniza a los judíos con el objetivo de ridiculizarlos mediante la asociación con un animal que estuviera considerado impuro y sucio. La fachada de la citada iglesia cuenta con un relieve que muestra a los judíos mamando de una cerda, mientras que un rabino levanta la cola para inspeccionar sus cuartos traseros.

Se calcula que existen alrededor de treinta imágenes como esta en toda Europa, la mayoría de ellas en Alemania. Hasta ahora, la iglesia evangélica no había mostrado interés en eliminarlos.

Sin embargo, como aparece publicado en Artnews, una demanda judicial y una petición on line con una respuesta masiva está cambiando las tornas.

Michael Düllman presentaba una demanda en la que solicitaba la supresión del relieve. El tribunal regional desestimaba el texto en el que se argumentaba que la iglesia estaba abusando e insultando a él y a otros judíos, dictaminando que el hecho de que no lo hubiera eliminado no podía considerarse un abuso.

«Hemos perdido la primera ronda», ha afirmado Hubertus Benecke, el abogado que lo representa. «Mi cliente planea apelar. También estaremos atentos para ver cómo se desarrollan las discusiones».

Cambiarlo de lugar

Y es que los líderes de la iglesia del país y varios historiadores de arte se encuentran en pleno debate acerca de su eliminación y las opciones alternativas de exhibición. Sobre todo después de conocer que la reclamación de su reubicación que lanzaba Richard Harvey, un teólogo británico especializado en relaciones judeo-cristianas, había obtenido 10.000 firmas.

Harvey afirma que el relieve de Wittenberg es «el ejemplo más atroz» de un «judensau» porque se encuentra en la fachada de una iglesia, a plena vista del público y que, además, es Patrimonio de la Humanidad.

Por si fuera poco, incorpora un texto antijudío de Lutero posterior a la Reforma, en el que se afirma que el rabino que mira por detrás a la cerda está tratando de leer el Talmud (el texto principal del judaísmo rabínico). La parroquia sí que agregó una placa con una explicación en 1988.

«Tengo un tremendo respeto por lo que intentaban hacer», ha aseverado Harvey. «Pero en estos días, hay que hacer más. La escultura sigue ofendiendo y difamando al pueblo judío y su fe. «Quiero que sea reubicado en un museo o centro de estudio para que sea retirado del espacio sagrado y del espacio social público».

Precisamente, esta propuesta ha sido refrendada por Irmgard Schwaetzer presidente del sínodo de la Iglesia Evangélica en Alemania, en un comunicado: «Me parece convincente». «Expresa puro odio a los judíos -continúa-. Aquí se debe establecer un centro de educación que encuentre aceptación más allá de la parroquia. Esto implica tener en cuenta también los sentimientos que este lugar despierta en nuestros hermanos y hermanas judíos».