INFRAESTRUCTURAS

Derriban el antiguo mercado de La Paz

Con esta actuación se da vía libre a la apertura de una nueva calle, viales y viviendas

Actualizado:

La delegada del área de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez, ha informado del inicio de los trabajos de demolición del antiguo Mercado de la Paz, enclavado en el barrio de la Pastora. Las tareas de derribo comenzaron el lunes y se prolongarán durante los próximos días.

Con esta actuación, el gobierno municipal cumple con una histórica reivindicación vecinal en un barrio que verá ampliadas y mejoradas sus comunicaciones con el proyecto existente para la zona y que contempla la apertura de una nueva calle que enlazará Bonifaz con Manuel Roldán y Hernán Cortés, una vía que vertebra el barrio de la Pastora y de gran importancia en para acceder a él y al centro de la ciudad desde la rotonda de Venta de Vargas.

La demolición del antiguo Mercado de la Paz “vendrá a cambiar profundamente la fisonomía de una zona en la que los vecinos y vecinas llevaban esperando la intervención municipal desde décadas”, explica Claudia Márquez.

Así, recuerda que esta plaza permanecía cerrada al público desde marzo de 1996, tras tres décadas operativa, y desde entonces han sido varias las opciones para el edificio que desde el Ayuntamiento se habían venido barajando por parte de los anteriores equipos de gobierno sin que se llegara a actuar.

Peligro

“Veintidós años después, el deterioro del inmueble ha sido patente, existen informes técnicos que alertan del peligro de su estado y el aspecto exterior se ha ido degradando ante los ojos de los isleños e isleñas que residen en la zona”, explica la delegada del área de Desarrollo Urbano, que recuerda que hay que remontarse al año 2004 cuando se aprobó el convenio urbanístico que permitía actuar según un proyecto que el gobierno actual de la ciudad retomó en 2017 tras años de abandono, aprobando en junta de gobierno su reparcelación y se haya decidido a intervenir siguiendo el objetivo marcado además en el Plan Especial de Protección Interior del Casco Histórico (Peprich).

La operación urbanística prevista para esta zona contempla una actuación sobre 3.361 metros cuadrados de superficie. Implica un primer paso consistente en el derribo del mercado, la apertura de la nueva calle “que también favorecerá la comunicación del conjunto histórico con la zona norte de la ciudad”, explica Márquez, la adecuación de tres parcelas residenciales para un total de 33 viviendas que construirán promotoras privadas y una edificabilidad máxima de 3.263 metros cuadrados.