FUERZAS ARMADAS

Una semana a bordo de la fragata 'Numancia' en la operación 'Sophia'

LA VOZ ha realizado parte de la última patrulla de este buque gaditano en el Mediterráneo

Nápoles/Souda/CádizActualizado:

Cerca de las costas italianas 216 personas, muchas de ellas gaditanas, han pasado un Día de la Fiesta Nacional que no olvidarán nunca. Por fin, tras cinco meses desde que saliesen de la Base Naval de Rota para integrarse en la operación 'Sophia' de lucha contra las mafias que trafican con seres humanos en el Mediterráneo central, han puesto punto y final este fin de semana a su despliegue, sabiendo que han cumplido con la misión que les había sido encomendada.

Darán el testigo a otra fragata gaditana, la 'Reina Sofía' e iniciarán el tránsito de regreso a Rota, a donde está previsto que arriben a finales de la próxima semana. Durante su última patrulla en el Mediterráneo central esta periodista y el fotógrafo Francis Jiménez han tenido la fortuna de acompañarles. Una experiencia gracias a la cual hemos comprendido lo duro del trabajo de estos militares, siempre callado, que pasa prácticamente desapercibido. Una labor que, como no puede ser de otra manera, es vocación, porque sólo así se pueden pasar más de cinco meses en el reducido espacio de un buque de guerra, rindiendo cada día como el primero, siempre dispuestos a cumplir con su deber.

Misión cumplida

La fragata 'Numancia' volverá a casa habiendo salvado a 600 personas de morir ahogadas en el Mediterráneo. Además, ha contribuido a la prevención del tráfico de armas y realizado actividades de vigilancia y recopilación de información sobre el tráfico de crudo y derivados. De hecho, ha llevado a cabo más de 30 visitas consensuadas a otros buques, algo fundamental para la obtención de información de importancia para la misión y que, a la vez, sirve para confraternizar y hacer presencia naval.

Por otro lado, durante estos meses, y al margen de la operación 'Sophia', la 'Numancia' ha seguido con su continuo adiestramiento, realizando ejercicios de tiro, de hombre al agua o zafarranchos de combate o de vuelo, entre otros. «Estoy orgulloso de vosotros», les dijo al final de uno de estos zafarranchos el comandante del buque, el capitán de fragata Isidro Carrara, a los miembros de su dotación. Un orgullo que, como españoles, compartimos. Gracias por vuestro servicio y buena proa. Cádiz os espera.