Turismo en Cádiz

Ocho pueblos que no puedes perderte si visitas Cádiz en verano

La provincia gaditana va más allá del turismo de sol y playa, y ofrece paisajes espectaculares que no debes dejar pasar

CádizActualizado:

La provincia de Cádiz combina a la perfección el turismo de sol y playa con el turismo de montaña y con la belleza de algunos de los pueblos más bonitos del sur de España. En estos días, son muchos los turistas que aprovechan la ocasión para visitar parajes imprescindibles, donde además de disfrutar de vistas espectaculares, combinan la posibilidad de degustar la gastronomía típica de la zona. Más allá de las playas de Cádiz, estos son algunos de los pueblos que no debes perderte si visitas la provincia en verano.

12345678
  1. Zahara de la Sierra

    La Playita artificial de Zahara de la Sierra
    La Playita artificial de Zahara de la Sierra

    En pleno centro del Parque Natural de la Sierra de Grazalema se encuentra la villa medieval de Zahara de la Sierra, una de las joyas de la provincia de Cádiz. Rodeado de montañas y con un precioso casco histórico, este lugar con encanto permite a los turistas combinar un tiempo para visitas con numerosas actividades que ofrece la zona. La visita al pueblo no tiene desperdicio, con unas calles empedradas que caracterizan un recorrido donde no debe faltar la subida al Castillo de Zahara, uno de sus principales monumentos. Desde rutas de senderismo hasta un baño en la Playita de Arroyomolinos, un bonito lago artificial creado con el agua que llega desde las montañas, para disfrutar de los meses de verano y donde se pueden practicar diferentes actividades acuáticas.

  2. Grazalema

    Vista aérea de Grazalema
    Vista aérea de Grazalema

    Grazalema debe ser una de las visitas imprescindibles para los viajeros que acuden a la provincia de Cádiz cada verano. En el corazón de la Sierra que lleva el mismo nombre se encuentra este pequeño pueblo, donde los visitantes podrán descubrir las características de los Pueblos Blancos de Cádiz. Disfrutar del paisaje desde sus miradores y pasear por las calles empedradas, degustando su gastronomía, es una manera también de vivir el verano en esta zona de la provincia. Por supuesto, hacer senderismo a través de sus diversas rutas es una de las actividades más demandadas durante todo el año.

  3. Alcalá de los Gazules

    Preciosa vista de Alcalá de los Gazules
    Preciosa vista de Alcalá de los Gazules

    Enclavado junto al Parque Natural de los Arcornocales se encuentra Alcalá de los Gazules, un espectacular pueblo de calles estrechas y bonitos paisajes. Además del casco urbano, por donde es de obligado cumplimiento dar un largo paseo, la zona ofrece la posibilidad de visitar un yacimiento romano a tan solo cinco kilómetros del centro. Además, cuenta con la zona recreativa El Picacho, donde está permitida la acampada libre y donde hay un albergue, donde los visitantes podrán realizar todo tipo de actividades relacionadas con la naturaleza. Uno de los momentos más concurridos del año coincide en pleno verano, con motivo de la celebración de la Feria de la localidad, que este año será del 21 al 25 de agosto.

  4. Arcos

    Un atardecer en Arcos
    Un atardecer en Arcos

    Arcos es uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Cádiz, que además supone el punto de partida para hacer la Ruta por los Pueblos Blancos. Sin duda, cuenta con uno de los cascos históricos más ricos de la zona, donde el visitante no debe perderse sus bonitos palacios, conventos e iglesias, como la de San Pedro, a través de los cuales se puede apreciar el pasado histórico de la localidad, que no tiene desperdicio.

  5. Vejer

    El casco histórico de Vejer
    El casco histórico de Vejer - LA VOZ

    Vejer se ha convertido desde hace años en uno de los lugares más visitados de la provincia de Cádiz. Cuenta con uno de los conjuntos históricos artísticos mejor conservado de la zona, donde el recinto amurallado que rodeaba la antigua villa, es una de sus grandes joyas arquitectónicas, así como sus cuatro puertas: Arco de la Segur, Arco de Sancho IV, Arco de la Villa y Arco de Puerta Cerrada, y sus dos torres: La Torre del Mayorazgo y la Torre de la Corredera. Este espectacular enclave combina además su bella arquitectura con sus playas, ya que a tan solo nueve kilómetros del centro, Vejer cuenta con una de las únicas playas vírgenes de la provincia, la de El Palmar.

  6. Algar

    Puesta de sol en Algar
    Puesta de sol en Algar

    Entre los parques naturales de la Sierra de Grazalema y de los Alcornocales, se encuentra el municipio de Algar, que con una extensión de solo 27 kilómetros cuadrados es uno de los pueblos de Cádiz que merece la pena visitar. Gracias a su situación, la zona ofrece numerosas posibilidades de ocio a sus visitantes, que van desde el senderismo en el Tajo del Águila hasta la pesca en el río Majaceite o el piragüismo, la vela o el disfrute de una playa en el Embalse de Guadalcacín II.

  7. Castellar

    El Castillo de Castellar, una joya arquitectónica
    El Castillo de Castellar, una joya arquitectónica

    Su carácter medieval domina gran parte de la arquitectura de esta bella localidad gaditana situada junto al Parque Natural de los Alcornocales. De hecho, el castillo de Castellar es una de las grandes joyas arquitectónicas de la provincia, que es de obligada visita, ya que se encuentra en perfecto estado de conservación. Además, es una de las escasas fortificaciones que permite el alojamiento en su interior. Iglesias, torres y sus plazas y calles hacen de Castellar toda una experiencia que merece la pena vivir y degustar, ya que cuenta también con una excelente gastronomía, basada en las carnes de caza, típicas de la zona.

  8. Olvera

    El municipio de Olvera
    El municipio de Olvera

    Entre las provincias de Cádiz, Málaga y Sevilla se encuentra Olvera. Este pintoresco pueblo gaditano, arraigado en la cultura morisca, fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1983. Un pueblo de casas encaladas y calles empinadas y estrechas que desembocan en dos de sus grandes atractivos turísticos, la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y el Castillo Árabe, que presiden la localidad en lo más alto. Un auténtico lujo para los sentidos poder pasear y disfrutar de sus vistas.