Fardos de hachís intervenidos en la 'operación Babel'.
Fardos de hachís intervenidos en la 'operación Babel'.
TRIBUNALES

Nueva condena de 'saldo' para unos narcos que atacaron a los policías que les perseguían

Un retraso de seis años en juzgar a una banda que alijaba en esteros de Cádiz reduce a la mitad la pena que se les ha impuesto finalmente

Actualizado:

Una banda de narcos ha sido condenada con sentencia de conformidad a penas que van desde los seis años y medio a los tres después de que en 2012 fueran sorprendidos alijando droga en un estero de Puerto Real. La Fiscalía solicitaba para los ocho acusados, seis españoles y dos ciudadanos marroquíes, penas más altas al considerar que habían cometido varios delitos (salud pública, grupo criminal, atentado y conducción temeraria), sin embargo el retraso en la celebración del juicio, seis años después de los hechos, ha permitido que los procesados hayan visto rebajadas sus condenas al conformar ya que se les iba a aplicar la atenuante de dilaciones indebidas.

De esta forma a uno de los máximos implicados, G. M. L. , considerado el cabecilla, se le ha impuesto la condena de cuatro años y medio de prisión por un delito de salud pública cuando el Ministerio Público solicitaba para él ocho, seis por ese mismo delito y otros dos por pertenencia a grupo criminal, por lo que no ha sido condenado. Es decir, ha visto rebajada su pena a la mitad.

Otro de los encausados, que durante la persecución intentó sacar de la carretera a los agentes que le perseguían, ha sido el más beneficiado ya que de los trece años que se habían solicitado para él por hasta cuatro delitos (salud pública, grupo criminal, atentado y conducción temeraria) se le han impuesto finalmente siete, sentenciado por el tráfico de drogas y por atentar contra los agentes. De nuevo, la mitad.

Al que quiso sacar de la carretera a los policías se le ha reducido la pena de los 13 a los 7 años

Los hechos, que han sido reconocidos por todos los autores, se remontan a junio de 2012. Tras varias pesquisas realizadas por agentes de la Udyco de la Comisaría Provincial de Cádiz averiguan que hay un grupo de personas que ha mantenido una serie de reuniones y contactos para ponerse de acuerdo e introducir droga en embarcaciones desde Marruecos a la costa gaditana. Cada uno tiene asignada una función diferente. Tres de los procesados acuden por la mañana al Club Marítimo Viento de Levante y desde allí salen al mar en un barco repleto de garrafas de combustible. Ya por la tarde tras haber cargado 29 fardos de hachís regresan a aguas de la bahía y se meten por un estero de Puerto Real. Allí le esperaban el resto de los implicados que metieron rápidamente la droga del barco a una furgoneta. Dos de ellos que habían hecho las labores de 'punto' (contravigilancia) iniciaron la marcha delante a modo de lanzadera de la furgoneta, mientras que otros dos fueron en otro vehículo detrás.

Pero los agentes ya estaban vigilándoles e interceptaron la furgoneta cargada de hachís. Cuando uno de estos investigadores, plenamente identificado como policía ordenó al conductor que se bajara, este hizo caso omiso y aceleró bruscamente para darse a la fuga. Uno de los agentes tuvo que retirarse para no ser arrollado.

Durante la persecución a toda velocidad el coche fue haciendo zig zag por la carretera y ocupando en varias ocasiones el carril contrario hasta que la patrulla le alcanzó. Y puestos los dos en paralelo, la furgoneta empezó a acometer contra el vehículo policial con la intención de sacarlo de la vía. Finalmente, la furgoneta tras un giro se salió y volcó en la cuneta, quedando el conductor detenido. El resto de los implicados también fueron arrestados en la operación que se puso en marcha y que tomó el nombre de 'Babel'. Finalmente la causa se ha tardado en juzgar seis años lo que ha provocado que las dilaciones sirvan de atenuante y los procesados hayan considerado acogerse a una sentencia de conformidad.