El artista gallego, Kike Ortega, posa junto a uno de sus trabajos
El artista gallego, Kike Ortega, posa junto a uno de sus trabajos - La Voz
ARTE

Kike Ortega: Arte gallego en tierras gaditanas

El Puerto de Santa María acoge la exposición ‘Ruptura con el Lienzo’, del pintor Kike Ortega, durante los meses de julio y agosto

CádizActualizado:

«Donde la gente ve materiales oxidados, yo veo una oportunidad». Puede que esta sea una de las frases que mejor definen a Kike Ortega. Una persona creativa, con una forma de hacer arte poco convencional, sin dejar de ser excepcional. Y es que este pintor gallego, nacido en Pontevedra, ha decidido expandir su talento hasta tierras gaditanas. Si buscaba un lugar donde el arte se sintiera como en casa, Cádiz y su provincia no parece una mala elección.

Su obra, ‘Ruptura con el Lienzo’, es la protagonista de una exposición que acoge el restaurante 'Aponiente, Molino de Mareas', desde el 17 de julio hasta el 18 de agosto en el Puerto de Santa María.

Si aún se preguntan qué tiene de especial, solo hay que fijarse en el título de su exposición, el cual deja entrever una particularidad en la forma de trabajar de este artista. Kike no pinta sobre el lienzo. De hecho, solo lo ha hecho una decena de veces. Sin embargo, lo hace sobre materiales reciclables, desde bidones hasta eucaliptos o todo tipo de materiales oxidados. Cuando encuentra material desechable, busca una forma de convertirlo en algo singular.

Los comienzos de Kike Ortega

Todo se remonta a sus inicios. Kike viene de familia artista. Su madre, Isabel Domínguez, también es pintora, por lo que se ha criado entre talleres de pintura y siempre ha estado en contacto con este mundo.

Cuando aún era estudiante universitario y afrontaba sus últimas asignaturas en la carrera de arquitectura, su madre decidió que le vendría bien que acudiese un tiempo al taller para despejarse pintando y afrontar así la recta final de sus estudios. De esta manera, «al tercer día me di cuenta de que esto era lo mío, que quería dedicarme a pintar» . Meses más tarde finalizó sus estudios pero ya no había vuelta atrás: «Entendí que en la arquitectura no iba a tener libertad, la verdadera libertad que sí encontraría en la pintura» .

Y así fue. Sin embargo, desde sus inicios se iba a desmarcar de lo convencional. Kike explica que «cuando empezaba me di cuenta que el lienzo era muy caro, por lo que un amigo me daba pasta de papel. Y un día, mientras estaba escogiendo este material, me encontré con eucalipto, y probé a trabajar sobre corteza de eucalipto». Desde ese momento, comenzó a plantearse que, «si en el mundo del arte lo más importante es tener una línea creativa muy clara, la mía iba ser trabajar sobre los materiales» .

En principio, comenzó a pintar sobre corteza de eucalipto, luego sobre prensa metálica, hasta que dio un salto cualitativo al pintar sobre bidones, los cuales llevó a diferentes ferias y comprobó, rápidamente, que había encontrado su seña de identidad, la cual le iba a llevar al éxito en su ámbito.

El artista entiende que las personas que no están habituadas a observar este tipo de trabajos se suelen quedar lo más superficial, con el dibujo, y pierden de vista el proceso. Por ello, para apreciar la magia de su pintura debemos situarnos con la mente abierta.

Los artistas en España

En este caso particular, Kike Ortega ha conseguido expandir su trabajo por distintos lugares de España como Vigo, Madrid o Cádiz en estos momentos. Pero no solo eso, también ha logrado llevar su exposición a nivel internacional, ya que en 2016 estuvo en Miami, en la Sala de exposiciones Biscayne Art House. Lugar donde piensa que volverá, ya que «si quiero seguir avanzando, probablemente mi futuro no pase por España, sino por estar en el extranjero. En Miami se encuentra una de las mejores ferias del mundo» .

Kike Ortega se siente muy orgulloso de ser gallego. Le encanta su tierra. Sin embargo, si espera prosperar, es probable que tenga que marcharse lejos. Y es que en España, a pesar de ser «uno de los países con mejores artistas del mundo» , pocos pueden vivir de ello.

Para entender esta situación, solo hay que fijarse en cualquiera de los últimos informes publicados en nuestro país. Por ejemplo, según un estudio difundido por la Fundación Antonio de Nebrija en 2017, llamado ‘La Actividad Económica de los/las Artistas en España’, el 46,9% de los artistas españoles recibe menos de 8.000 euros al año por su trabajo, una cifra que no llega al salario mínimo interprofesional en España. Y menos del 15% puede vivir sólo del arte.

Para Kike, esta situación «es una lastima, ya que pocos pueden competir con los españoles en este ámbito. Nadie puede poner en la mesa la pintura, ni los nombres de los grandes artistas que hemos tenido a lo largo de nuestra historia». Sin embargo, esta es la situación que le toca afrontar, la cual no le impide seguir disfrutando de su trabajo y, con la ambición que le caracteriza, acude allá donde reclaman su arte y escultura.

Por lo pronto, 'Aponiente', restaurante con tres Estrellas Michelín, acoge su trabajo en la provincia gaditana.

Aquellas personas que acudan a esta exposición en el Puerto, podrán encontrar desde trabajos realizados con techos de tractor, hasta esculturas hechas con bidones, maderas de cajas de fruta o de pescado, entre otras cosas. Como dice el propio autor: «Muchos de los que ven mis obras no se dan cuenta de que algo está hecho con un bidón hasta que yo se lo explico». Porque donde muchos ven materiales desechables, Kike Ortega encuentra una oportunidad. Los límites del arte y la belleza los pone el propio autor.