Reunión en Cádiz de los gestores portuarios
Reunión en Cádiz de los gestores portuarios - FRANCIS JIMÉNEZ
INFRAESTRUCUTRAS

La Autoridad Portuaria de Cádiz fija las prioridades de inversión a corto plazo

La responsable de las instalaciones de la capital, Teófila Martínez, eleva al presidente de Puertos del Estado las necesidades más urgentes

La incorporación de suelo y la ejecución del tren de La Cabezuela son las reivindicaciones más inmediatas

CÁDIZActualizado:

Reunión de alto nivel en la Autoridad Portuaria de Cádiz (APBC) para poner sobre la mesa las asignaturas pendientes que necesita aprobar el puerto de la capital para lograr mayor competitividad y no perder el tren del negocio de contenedores. El encuentro ha estado presidido por el propio presidente de Puertos del Estado, el gaditano Salvador de la Encina, la presidenta de la Autoridad Portuaria, Teófila Martínez, y el delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, además del subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco. Cabe recordar que Teófila Martínez se hizo con la presidencia de la Autoridad Portuaria en febrero de 2019 tras las elecciones autonómicas andaluzas del 2 de diciembre de 2018 y sustituyó en el cargo al socialista José Luis Blanco. Por lo que respecta a Salvador de la Encina, llegó en marzo de 2019 a al presidencia de Puertos del Estado en sustitución de Ornella Chacón.

Varias conclusiones se han sacado de este primer contacto entre los nuevos gestores portuarios. Por un lado, la prioridad para licitar las obras del tren de la Cabezuela, que permitirán sacar por ferrocarril las mercancías que llegan por barco a los muelles de la Bahía y, por otro, la expansión del suelo portuario.

Ambos proyectos se encuentran en fase de ejecución, pero su lento trámite administrativo ha terminado por eternizarlos. La presidenta de la APBC, Teófila Martínez, ha agradecido la visita de De la Encina a las instalaciones de Cádiz y le ha transmitido la relación de infraestructuras con las que debe contar el puerto de Cádiz a corto plazo. En este sentido, Martínez ha hecho hincapie en el potencial económico que representa el puerto de la capital como generador de empleo y ha señalado que el Gobierno de la nación debe ser sensible con las necesidades de una zona logística como las Bahía de Cádiz y la de Algeciras por donde cruzan al año 120.000 buques.

Motor de empleo

En este sentido, el presidente de Puertos del Estado ha mostrado su compromiso con Cádiz en materia de inversión portuaria y ha confirmado que las instalaciones gaditanas generan unos 11.000 puestos de trabajo, mientras que 150 empresas del sector operan en la Bahía como industria auxiliar portuaria. En ese sentido, el responsable de Puertos del Estado ha destacado que el Ministerio de Fomento dará luz verde en breve al cambio de normativa para la gestión de los suelos portuarios que beneficia directamente a Cádiz, ya que permite la incorporación de suelo. Se trata de la Delimitación de los Espacios Portuarios (DEUP). En este caso, tanto Martínez como De la Encina han señalado que Cádiz se beneficia de ello con la incorporación de unos 12.400 metros cuadrados situados en lo que hoy conocemos como terminal de contenedores en el Muelle de Reina Sofía. No hay que olvidar que el traslado de la plataforma de contenedores a la nueva terminal, en el Dique de Levante, liberan ese espacio para una nueva actividad portuaria y, sobre todo, en favor de la ciudad. Este cambio normativo es el que facilita al puerto gaditano la gestión de este suelo libre.

La nueva regulación de usos de suelo portuario beneficia al proyecto de integración del puerto en la ciudad

La tramitación de la modificación sustancial y adaptación de la Delimitación de Espacios y Usos Portuarios del Puerto de la Bahía de Cádiz (DEUP) alcanzó el pasado junio su último trámite con la remisión, de forma inminente, desde Puertos del Estado al Ministerio de Fomento para su aprobación final.

El Puerto de la Bahía de Cádiz ha definido su estrategia de reordenación de sus tráficos en las diferentes dársenas que lo conforman. Una vez ejecutada la Nueva Terminal de Contenedores y trasladada a su nueva ubicación, liberará terrenos en los muelles Ciudad, Alfonso XIII y Reina Sofía que se destinarán a usos compatibles con el tráfico de cruceros y con las relaciones puerto - ciudad.

Adicionalmente, también es de interés para el Puerto de la Bahía de Cádiz avanzar en aquellas actividades que, enmarcándose claramente en un uso ciudadano, son compatibles con la actual y futura situación de la actividad portuaria y avanzar en las relaciones puerto-ciudad, de tal forma que en el horizonte del año 2020, la integración de estos espacios sea rápida y efectiva.

De esta forma, la necesidad de regularizar nuevos usos y espacios en el dominio público portuario más acordes con la realidad del tráfico portuario, así como regularizar los nuevos accesos a la zona de servicios del puerto, como es el caso del Nuevo Puente sobre la Bahía, hacen necesaria la modificación sustancial de la Delimitación de Espacios y Usos Portuarios del Puerto de la Bahía de Cádiz.

En el documento se propone, además acotar la zona de servicio terrestre del puerto, definir los nuevos usos del área ocupada por la terminal de contenedores del muelle Reina Sofía, toda vez se complete su traslado a la Nueva Terminal de Contenedores de Cádiz, adscribir al uso interacción puerto-ciudad aquellos bordes marítimos de los municipios colindantes a la zona de servicio del puerto, favoreciendo el proceso de integración puerto-ciudad, regularizar los usos existentes en función de la evolución de los tráficos, actualizar a los accesos viarios y ferroviarios a las instalaciones portuarias y identificar los espacios de reserva que garanticen la posibilidad de desarrollo de la actividad portuaria.

El túnel de la nueva terminal

Por otra parte, la presidenta de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, Teófila Martínez, ha informado también al responsable de Puertos del Estado, de que el pasado marzo su departamento reactivó la ejecución de los pilotes secantes y el vaciado del túnel de acceso a la Nueva Terminal de Contenedores, tras seleccionar a la empresa Constructora San José en el proceso de licitación, cuya oferta asciende a 1,96 millones de euros. Esta operación es imprescindible para poder concluir la ejecución del acceso.

Como se sabe, desde hace unos meses existe una vía de agua en una zona del túnel que mantiene inundada la obra ejecutada. Tras la realización de sondeos y estudios en la zona se determinó la necesidad de ejecutar unas pantallas de pilotes secantes, consistentes en pilotes de hormigón cuya sección estructural se intersectan unos con otros, círculos geométricamente secantes. De esta forma se consigue crear una barrera exterior al agua. Será necesaria también la realización de inyecciones controladas de cemento y un refuerzo estructural de las pantallas existentes en esa zona. Tras ello se procederá al vaciado del túnel y se mantendrán bombeos de control del nivel freático. Las intervenciones tienen un plazo máximo de ejecución de 7 meses.

Una vez finalizadas estas obras, se procederá al análisis del estado del túnel y se acometerá la segunda fase del proyecto del acceso a la Nueva Terminal de Contenedores, cuya redacción ya está adjudicada.

Como se recordará, el contrato de la obra fue resuelto con la constructora adjudicataria por distintos problemas en su ejecución, por lo que fue necesario plantear la redacción de un nuevo proyecto para la finalización del túnel de acceso.

La accesibilidad terrestre a la nueva terminal, no obstante, está garantizada: hasta que el túnel no esté operativo el paso de camiones y vehículos se hará en superficie a través de las instalaciones de Navantia, gracias a un acuerdo entre la factoría y la APBC.

Conexión ferroviaria

El último aspecto que han tratado los gestores portuarios ha sido la conexión ferroviara del puerto de Cádiz. De la Encina conformó que el proyecto está presupuestado y redactado a la espera de que la justicia se pronuncie sobre la demanda interpuesta por la segunda empresa que tenía adjudicada esta obra en 2009 y que no presentó quiebra.

El último paso para la reactivación de este proyecto, clave para las expectativas económicas del puerto de Cádiz, se dio en septiembre de 2018.

Esta obra permitirá conectar el muelle portuario de la orilla de Puerto Real con la línea Cádiz-Sevilla a su paso por el polígono del Trocadero. En septiembre del año pasado la presidenta de Adif, Isabel Pardo, la entonces responsable de Puertos del Estado, Ornella Chacón, y el entonces alcalde de Puerto Real, Antonio Romero, de Podemos, firmaron el convenio regulador por el cual el consistorio puertorrealeño cedía unos 20.000 metros cuadrados de suelo municipal para que el nuevo trazado fuera viable.

El tren de La Cabezuela es una infraestructura clave para poder distribuir la mercancía que llega por barco al muelle gaditano. Hasta ahora, la única forma que existe de sacar los sólidos y graneles de La Cabezuela es a través de camiones.

La puesta en marcha de un tren en suelo industrial es una iniciativa que se gestó a finales de la década de los noventa y se incluyó en el Plan de Infraestructuras 2000-2007 elaborado por el Ministerio de Fomento. Sin embargo, la rodadura de este proyecto ha estado plagada de problemas. La obra se adjudicó en junio de 2009 a la UTE formada por las constructoras Ploder Uicesa y Vialobra por 17,7 millones de euros y un plazo de ejecución de 32 meses, pero la irrupción de la crisis dio al traste con el proyecto al declararse en quiebra una de las adjudicatarias. A partir de ese momento, la obra del tren de La Cabezuela entró en barrena y su desarrollo quedó aparcado. Solo la Autoridad Portuaria logró ejecutar con fondos propios la parte que afecta a sus terrenos en la zona portuaria de La Cabezuela.

No fue hasta abril de 2016 cuando la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, del PP, retomó el proyecto y empezó de nuevo su tramitación. Un año después se llegó a la conclusión de que el trazado inicial era inviable y se necesitaba un nuevo diseño y la incorporación de más suelo para que el tren pudiera circular por una zona especialmente sensible desde el punto de vista medioambiental. No hay que olvidar que el trazado arranca en el suelo portuario del Bajo de la Cabezuela y afecta a una sección del aparcamiento del astillero de Navantia y se eleva por la carretera hasta desembocar en la zona de dominio público marítimo terrestre en el polígono del Trocadero, donde conecta con la línea Cádiz Sevilla, en el entorno de las factorías de Delphi y Airbus.

Nuevo trazado

El convenio firmado el pasado septiembre en Cádiz ponía fin a la tramitación. De hecho, la presidenta de Adif, Isabel Pardo, confirmó que el nuevo trazado estaba ejecutado y aprobado y había salvado toda la "compleja" tramitación medioambiental. Pese a todo, nadie se atrevió a fijar una fecha en el calendario para el inicio de la obra. El trazado es de 4,5 kilómetros entre La Cabezuela del Trocadero.