Verano en Cádiz

El turismo de Cádiz se muda de barrio

Hosteleros, vecinos y asociaciones turísticas confirman el éxodo masivo de visitantes de Puertatierra al casco histórico en pleno verano

Nuria Agrafojo
CádizActualizado:

«No se han ido. Los han echado». Con estas palabras justificaba el presidente de la Asociación de Hostelería de Cádiz (Horeca), Antonio de María, el éxodo masivo de turistas de Puertatierra al casco histórico de Cádiz. El traslado es notable y así lo perciben hosteleros, hoteleros, vecinos y las propias asociaciones turísticas. Explicaciones hay muchas y diversas pero es obvio que el turista se ha decantado por el centro este verano.

«El cambio de hábito del turismo proviene básicamente de haber dejado el Paseo Marítimo de la mano de Dios», asegura Noelia Martínez, responsable del Hotel SPA Cádiz Plaza de la Glorieta Ingeniero La Cierva. «Los apagones de luz durante todo el mes de julio convertían el tramo del Paseo hasta Cortadura en la boca del lobo, y los visitantes lo que quieren es ambiente y actividades», explica Martínez, que añade otros problemas que, a su juicio arrastra la zona, «como los horarios tan limitados que tienen la terrazas, la falta de aparcamiento a consecuencia del nuevo carril bici o la meteorología, que al haber soplado el Poniente, no incitaba a pasear junto al mar», apunta.

La responsable del establecimiento hotelero asegura que los propios clientes han notado el poco ambiente en los alrededores de la playa. «Nos dicen que Cádiz está muy dejada y muchos de ellos a las once de la noche ya están en la cama», explica la empresaria, que enumera actividades que se han perdido en la zona en estos últimos años, como el festival aéreo, los eventos deportivos que se extendían durante todo el verano o los conciertos en la playa que llenaban de gente el Paseo.

De hecho, Noelia Martínez asegura que este vacío de turistas ya está comenzando a repercutir en los datos de ocupación de su negocio. «Desde que abrimos el hotel hemos ido creciendo año tras año, porque a nuestra clientela fija se han ido sumando nuevos visitantes. Este año será el primero que no crezcamos, ya que a estas alturas tenemos un punto menos que el año pasado», argumenta, a la que vez que solicita soluciones y medidas para estabilizar esta huida. «No nos hemos concienciado aún de que vivimos del turismo. Es impensable que ciudades de moda, que están llenas en verano, como Ibiza o Marbella, tengan estas restricciones horarias o que no estén iluminadas en temporada alta», zanjó.

Menos negocio

Esta misma versión la sostiene el presidente de Horeca, Antonio de María, que pone de relieve el descenso de la actividad que está sufriendo la mayoría de los negocios del frente marítimo. En cambio, asegura que existe un repunte en la zona del centro. Así lo constantan también los vecinos, que se muestran sorprendidos por la gran cantidad de veraneantes que se ven a diario, tanto por la mañana como por la noche, por todo el casco histórico. «Nosotros nunca hemos visto algo parecido», apuntan desde Cádiz Centro.

No obstante, esta cantidad de turistas en una zona tan acotada tampoco satisface a todos, ya que ahora han comenzado a airearse otros problemas como la masificación, la falta de zonas de aparcamiento o los enormes atascos de tráfico que se suceden día tras día en intramuros y que se han convertido en una auténtica pesadilla para los vecinos. Precisamente, desde las asociaciones de vecinos aluden al incremento de viviendas y apartamentos turísticos en pleno centro como causa de lo que consideran «una invasión». «De no escuchar ni un ruido en la calle, ahora sufrimos las bocinas de los coches que se agolpan en los alrededores del aparcamiento de San Antonio para intentar entrar. Los atascos son enormes y durante horas», asegura un vecino de la Plaza de San Antonio, que también critica los problemas que tienen los residentes para buscar estacionamiento, ya que además de que no hay espacios libres, también se ha incrementado el coste de los aparcamientos privados.

«Los turistas no se han ido, los han echado», asegura Antonio de María, presidente de HorecaLos vecinos del centro denuncian el caos de tráfico y los problemas de aparcamiento

Como es obvio, al tener su hospedaje en el centro, los turistas desarrollan su rutina en la zona. Acuden a las playas del centro y comen y se toman una copa en los bares de los alrededores. Además, según las empresas turísticas, también se ha generado un mayor interés sobre los principales atractivos turísticos y sobre la historia de la ciudad. Por este motivo, aseguran que se ha incrementado el número de visitas a los monumentos más importantes.

En el lado de los beneficios se sitúa, por tanto, la actividad económica que se está produciendo en el casco histórico. Así lo asegura el portavoz de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA), Luis López, que destaca lo positivo de este tipo de inversiones. «El boom turístico está rehabilitando muchas viviendas en Cádiz que si no llega a ser por la vivienda turística estarían vacías o serían infravivienda», concluye, haciendo alusión a las más de 5.000 viviendas que aún se encuentran vacías en la ciudad.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Cádiz también se ha visto obligado a actuar y está elaborando una ordenanza municipal. La primera medida ha sido hacer una especie de inventario con el objetivo de localizar los barrios más saturados, que como ya se puede percibir, se encuentran en el casco histórico. Después, habrá que tomar medidas.

¿Está el casco histórico de enhorabuena o víctima del fenómeno de la turistificación?. Lo que es obvio, es que el turismo se ha mudado de barrio.