A bordo del taxi de de José B. en la avenida de Cádiz - S.C.
CONFLICTO TAXI

El problema del taxi contado por un taxista gaditano

«Para poder llevar a casa unos 1.300 euros netos al mes, tiene que facturar al menos 2.000»

CádizActualizado:

Son más baratos, más cómodos de usar, los vehículos están nuevos y el trato del conductor es exquisito. Estos son algunos de los motivos que muchos taxistas escuchan de clientes que se han pasado a Uber, Cabify u otro tipo de empresas de alquiler de vehículos con conductor.

En Cádiz, donde este tipo de empresas no tiene la implantación que existe en las grandes capitales, la situación se vive con cierto recelo por dos motivos. Por un lado, porque consideran que es una competencia «injusta» y, por otro, porque daña a la imagen del profesional que trabaja en el sector del taxi convencional. Jose, un taxista gaditano explica a bordo de su vehículo el día de la manifestación 0 'marcha lenta' cómo vive el día a día.

Jose roza el medio siglo de edad y una década en el sector. Tiene licencia propia y ganas de defender sus derechos como profesional del taxi. En medio de la jornada en la que los taxistas gaditanos han secundado la protesta a nivel nacional una señora se le acerca, a la altura del Hospital Puerta del Mar y le da ánimos. «Estoy con vosotros, mucho ánimo y defended lo que es vuestro», le suelta. Jose sonríe. Va a marcha muy lenta y explica los motivos por los que secunda la movilización. «Es muy sencillo, en España sobreviven en el mundo del taxi alrededor de 100.000 familias, en las VTC unas 8.000-9.000 familias, que no queremos que pierdan su puesto de trabajo, simplemente que se ajusten a lo que establece la ley. Que no se dé licencias VTC por darlas saturando un mercado en el que cuesta mucho trabajo llegar todos los días a salvar la jornada».

Critica lo que mucha gente piensa acerca de que los taxistas ganan mucho dinero y da su caso real. Para poder llevar a casa unos 1.300 euros netos al mes, tiene que facturar al menos 2.000. «En el mundo del taxi tienes que sacar todos los meses para pagar un gasto fijo elevado: el IVA trimestral, el IRPF, el gasto de autonómo, el mantenimiento del coche, el combustible, los impuestos del coche, el seguro...». En total se va una media, como mínimo, unos 600 ó 700 euros al mes. A partir de ahí, el resto del dinero que gana ya es beneficio, pero no antes. «Es una burrada de gasto al mes», sentencia.

José procede de otra profesión que no tiene nada que ver con el transporte pero de la que los recortes por la crisis económica le empujaron a salir.

Con la huelga indefinida del taxi en otras capitales de provincia como escenario de fondo él defiende que lo único que quiere, como taxista, «es que todos hagan su trabajo y exista una competencia «pero dentro de los márgenes de la ley». Empresas como Uber y Cabify es al taxi lo que Airbnb a la vivienda turística. En ambos casos se han alterado las reglas del juego y de la tarta tienen que comer más personas.

El problema para Jose, que descansa un día y medio a la semana, es que la situación que se vive ya en grandes ciudades puede darse en Cádiz si no llega «pronto» una solución «que tiene que venir del Gobierno de la Nación» sobre la concesión de licencias VTC. «Este tipo de empresas están copando las ciudades turísticas grandes, por ello, nadie te dice que en un tiempo no pueda afectar y darse esa misma situación en Cádiz».