Marcha lenta de los taxistas en Cádiz este miércoles - ANTONIO VÁZQUEZ
CONFLICTO TAXIS

El taxi en Cádiz secunda el paro y se echa a la calle por el 1/30

El sector para en solidaridad con los compañeros de las grandes ciudades afectados por la «competencia desleal» de los VTC

CádizActualizado:

La avenida principal de Cádiz no es la Gran Vía de Barcelona pero en ambas este miércoles los taxistas han sido los protagonistas. En la ciudad Condal acumulan cinco días de huelga indefinida en protesta por la proliferación de licencias para vehículos sin conductor (VTC), cuyas empresas más conocidas son Uber y Cabify. En la capital gaditana los taxistas también han parado, no por la incidencia de las VTC en la ciudad, que de momento «es escasa», sino como «muestra de solidaridad con los compañeros de las grandes ciudades como Barcelona, Madrid, Valencia o Sevilla, afectados por la competencia desleal de las VTC», explica Rafael Reyes, presidente de Radio Taxi Cádiz.

Prácticamente todos los taxis (el 90%) que trabajaban este miércoles han secundado la protesta, excepto los que han atendido los servicios mínimos relacionados con trayectos a hospitales o los solicitados por personas con movilidad reducida. «Queremos dar la menor lata posible, intentaremos que las molestias sean mínimas, pero tenemos que apoyar a los compañeros del sector», justificaba momentos antes de comenzar la marcha el responsable de Radio Taxi.

Pasadas las doce del mediodía, los taxis concentrados en las instalaciones de la calle Chiclana arrancaban motores y partían en caravana en su recorrido de protesta hacia la Avenida principal hasta la plaza de España. La acción ha durado unas dos horas y ha transcurrido sin incedencias destacables, ni de tráfico ni de quejas ciudadanas. La policía local ha ido derivando el tráfico hacia la avenida Juan Carlos I pero ni en esa vía ni en la avenida de Astilleros se han producido retenciones más allá de un tramo de tráfico lento, entre la rotonda de la Guardia Civil y la estación de tren, habitual muchas mañana en la ciudad.

Durante ese tiempo, paradas vacías, taxímetros congelados, claxon sonando y la mirada de los peatones observando la queja taxista han sido las notas -previsibles- de la manifestación rodada. Al llegar a la rotonda de los Periodistas (rotonda del Candado), los taxistas han vuelto a sus correspondientes paradas.

El slogan que muchos de ellos portaban en sus vehículos aludía a una cifra: 1/30. Es la ratio del número de licencias de VTC respecto a la de taxis que el gremio reclama que se cumpla y que no sucede en las capitales de más población tras la Ley Omnibús en la que se concedieron un elevado número de estas licencias. Esta proporción no se cumple en ciudades Barcelona, Madrid, Valencia o Sevilla, donde Uber y Cabify han comido mucho terreno, clientes, al taxi convencional.

En la capital gaditana, aunque esas dos empresas internacionales no tienen implantación, sí que hay otras que ofrecen desde hace años servicio de alquiler de vehículos con conductor pero «la convivencia hasta ahora ha sido buena», comenta Reyes. Este tipo de servicio en los últimos años se está notando más en la ciudad, «sobre todo en el muelle con los barcos de turistas, muchos cruceristas llegan y ya han reservado previamente un vehículo con conductor para que les haga un recorrido por la ciudad». Nunca ha habido problemas «y si hemos visto algo raro, hemos pedido una inspección», indica el representante de los taxistas gaditanos.

Preguntados a varios taxistas, todos coinciden en opinar que la competencia es buena, «pero la competencia justa y en igualdad de condiciones», matiza Félix Romero, secretario de Radio Taxi. «No queremos que no haya competencia pero sí que se le exija cumplir una serie de requisitos como tenemos que cumplir nosotros y, por ejemplo, que paguen los mismos impuestos y coticen en España», apunta en alusión a las dos grandes del sector VTC.

Romero no oculta su temor por el aumento de este tipo de vehículos en Cádiz y Reyes, por su parte, afirma que «en Cádiz lo estamos notando poco a poco». Uno de los principales argumentos de los clientes que se decantan por una VTC en detrimento del taxi es la comodidad para usar el servicio desde el móvil y los precios. Algunos ciudadanos también aluden a la alta gama de estos coches y a las atenciones del conductor de este tipo de vehículos hacia el cliente. En este sentido, Reyes asume que se tienen que poner las pilas en lo referente a la aplicación de las tecnologías a pesar de que el «80-85% de nuestros clientes entran por llamada telefónica a la centralita, hacemos 35.000 servicios mensuales telefónicos». El perfil del cliente de VTC en España es más tecnológico, jóvenes de hasta 35-40 años sobre todo. Por eso, recalca, «nos estamos modernizando» y están implementado el entorno digital. El gremio convencional en Cádiz cuenta con una aplicación móvil (taxiclick) para pedir un taxi, parecida a la de Uber y Radio Taxi está realizando mejoras en su página web radiotaxicadiz.es. Desde la asociación creen que fallan en no publicitar bien lo que hacen, «sobre todo en la gente joven que son quienes utilizan más este tipo de plataformas», dicen desde Radio Taxi.

«Renovarse o morir», sentencia Rafael mientras renoce que «quizás el gremio del taxi se ha estancado un poquito». Ahora le han visto las orejas al lobo, empezando por él mismo. Lleva veinte años como taxista y hace unos años era reticente a los cambios en el sector. Su perspectiva ha cambiado y, con él, la de otros muchos. «Queremos competencia pero que ésta esté regulada».

A bordo de sus taxis, por la Avenida de Cádiz, lo tienen claro: «Apoyaremos a nuestros compañeros de otras ciudades las veces que haga falta», dice Félix y avisa de que las protestan se podrán intensificar si no se llega a una solución. Para ello implica al Gobierno, a quién reclama esa «solución».

Con todo, en el transporte privado en la capital gaditana de momento el taxi gana por goleada. Por carreras.