El alcalde José María González 'Kichi', en la entrada al Juzgado por el Caso Loreto.
El alcalde José María González 'Kichi', en la entrada al Juzgado por el Caso Loreto. - Antonio Vázquez

José María González 'Kichi': «Nuestro compromiso ha sido con la verdad»

El alcalde de Cádiz muestra su satisfacción por la sentencia del Caso Loreto: «No teníamos voluntad de difamar, calumniar o injuriar»

CádizActualizado:

El alcalde de Cádiz, José María González, ha mostrado su «satisfacción» ante la sentencia judicial que le absuelve a él, a su jefe de gabinete y al anterior concejal de Medio Ambiente de los delitos de injurias y calumnias de los que les acusó el PP por las declaraciones que realizaron sobre la gestión que hizo el gobierno de Teófila Martínez de los cortes de suministro de agua en el barrio de Loreto en octubre del año 2014. «La justicia ha demostrado que nuestro único compromiso ha sido con la verdad y con los vecinos y vecinas del barrio de Loreto», ha afirmado.

En una nota, el alcalde ha afirmado que la sentencia del Juzgado de lo Penal número 5 de Cádiz «no deja lugar a dudas sobre que no existió por parte nuestra ninguna voluntad de difamar, calumniar o injuriar al anterior equipo de gobierno comandado por la exalcaldesa Teófila Martínez».

Asimismo, ha añadido que el fallo judicial pone de manifiesto que «hay un interés del PP por judicializar la vida política de la ciudad que no le está dando ningún resultado«, advirtiendo de que «si quiere parar el cambio en esta ciudad, va a tener que hacerlo en las urnas».

Los días negros de la crisis

A su juicio, es «lógico» que la «maniobra» del PP haya «fracasado«, ya que la denuncia que han presentado es, «además de endeble, absolutamente torticera». En este sentido, ha recordado que el abogado del PP y «arquitecto de la demanda» fue su candidato a la Alcaldía, Juan José Ortiz, quien «no se presentó el día del juicio, ni siquiera para corroborar la denuncia». Tampoco acudió al juicio el concejal José Blas Fernández, quien ejercía la acusación particular.

El alcalde ha enfatizado que «queda absolutamente claro que las declaraciones que hicimos no fueron calumniosas ni injuriosas, y que lo que hicimos en aquella asamblea -en alusión a la celebrada con los vecinos de Loreto en marzo de 2016- fue decir la verdad», recordando que sus manifestaciones estaban «amparadas en informes técnicos provenientes de la propia empresa Aguas de Cádiz y corroborados por informes de la Universidad».

En este sentido, ha incidido en que de dichos informes se desprende que «durante los días negros de la crisis del agua de Loreto se suministró agua no apta para el consumo con conocimiento».

Judicializar la vida política

Según ha señalado, la exalcaldesa Teófila Martínez decía en sus comparecencias e incluso en el Pleno, que «el índice de contaminación bacteriana del agua era 0,0». Lo que hicieron los tres acusados fue «contradecir esa argumentación apoyándose en informes», ha explicado.

Por tanto, ha añadido que la sentencia «reconoce que únicamente había un interés de crítica política, máxime teniendo en cuenta que no se tomó ninguna medida correctora del asunto y no se pidió responsabilidades a nadie», ni a los técnicos ni al concejal Ignacio Romaní, que en aquel momento era presidente de Aguas de Cádiz.

Finalmente, José María González ha considerado que el PP «tendría que pedir perdón al equipo de gobierno, al barrio de Loreto y a la ciudad de Cádiz, que no merece tener unos representantes políticos de la talla de los del PP, que han cometido una falta de respeto absoluta a la política y a la ciudad que dicen defender». «Queda meridianamente claro que el único objetivo del PP al presentar la demanda era sentar al alcalde en el banquillo», ha concluido.