Fachada de la iglesia Castrense en la plaza del Falla
Fachada de la iglesia Castrense en la plaza del Falla - LA VOZ
PATRIMONIO

Fomento saca a licitación la adecuación de la Iglesia Castrense

El templo militar espera a la terminación de su rehabilitación desde diciembre de 2016

CádizActualizado:

El Ministerio de Fomento ha sacado la licitación para la adecuación de la Capilla del Ángel Custodio de Cádiz, conocida como Iglesia Castrense, cuyo proyecto de obras debe tener un valor estimado de 698.455 euros, según la publicación del BOE de este martes.

El anuncio de licitación de la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo recoge además que la duración del contrato será de 18 meses y con un tipo de procedimiento abierto. El plazo de recepción de ofertas termina el 29 de agosto y será casi un mes después, el 27 de septiembre, cuando se realice la apertura de ofertas.

Los criterios de adjudicación tendrán una ponderación del 60 por ciento en cuanto a la oferta económica, un 40 por ciento por el control de calidad, otro 40 por ciento por la gestión medioambiental y otro 40 por ciento la memoria de ejecución de las obras y programa de trabajo.

Este anuncio viene después de una demora acumulada en el tiempo puesto que, pese a la urgencia de la intervención en el edificio, en el templo castrense no había movimiento alguno desde diciembre de 2016. Las obras del primer templo militar de España permanecen paralizadas desde entonces y la comunidad parroquial estaba a la espera de una respuesta en torno al devenir de este histórico edificio de Cádiz que cuenta con más de 250 años.

En 2016 esta iglesia militar cerró sus puertas para iniciar los trabajos de una reforma necesaria porque el templo sufría graves problemas en su estructura desde el 2010. En principio las obras iban a durar 18 meses pero se paralizaron y, tras el anuncio del Ministerio de Fomento, todo apunta que a finales de este año 2018 se podrán retomar.

La actual iglesia tiene su origen en una primitiva ermita, levantada en 1653 por la cofradía del Santo Ángel de la Guarda, junto al camposanto donde fueron enterradas las víctimas de una gran epidemia sufrida por la ciudad en 1648. Una reforma decimonónica transformó la capilla dieciochesca en cuerpo del templo. El resultado actual es una iglesia con planta de salón, dividida en tres naves por pilares cuadrangulares.