Uno de los carteles que colgaron ayer en instalaciones deportivas municipales.
Uno de los carteles que colgaron ayer en instalaciones deportivas municipales. - Francis Jiménez
DEPORTE

Amenaza de huelga indefinida en el deporte municipal en Cádiz

Los colectivos de las contratas del Ayuntamiento exigen al IMD la licitación inmediata de los pliegos de contratación

CádizActualizado:

O se licitan ya los pliegos de contratación o la actividad deportiva municipal se para en Cádiz. Más o menos ese ha sido el órdago que este miércoles han lanzado los representantes sindicales de los colectivos de trabajadores de los servicios contratados por el Instituto Municipal del Deporte (IMD), del Ayuntamiento de Cádiz, afectados por los retrasos en la licitación de los pliegos, para justificar el anuncio de una huelga indefinida a partir de finales de febrero.

Tras una reunión mantenida hoy para analizar la situación de «incertidumbre» en la que se encuentra la elaboración de los pliegos de los servicios técnicos afectados en el área de Deportes, han consensuado ir a la convocatoria de huelga si no se despeja la situación «tras haber tenido conocimiento de que la licitación de los mismos no ha variado en absoluto», apuntan fuentes sindicales.

Todos los pliegos caducados

Desde la representación sindical de cada servicio afectado entienden que la «situación de alarma» no ha variado y dan casi por seguro que los pliegos, todos caducados según defienden desde AO, sindicato mayoritario, no se adjudicarán en la presente legislatura «por una incapacidad manifiesta de los responsables del IMD».

Dichos pliegos de condiciones afectan a todas las instalaciones deportivas de la ciudad y a los aproximadamente 180 trabajadores que desarrollan sus funciones en ellas según calculan desde Autonomía Obrera. «Llevan años caducados sin que en ningún momento el IMD haya sido capaz de elaborar, consensuar y aprobar ninguno».

Las críticas y la alarma ante la parálisis en la Contratación, que recae en el Consejo Rector del IMD, ha ido creciendo en los colectivos afectados hasta llegar a la antesala de una convocatoria de huelga indefinida en cuatro semanas.

Tras la decisión adoptada este miércoles se abren una serie de plazos que comienzan con la celebración de asambleas de trabajadores en cada servicio deportivo afectado y la creación de un comité de huelga en el que se eligiría un portavoz que sería la figura para una posible negociación que evitara el paro indefinido.

Esta decisión también se la trasladaron ayer al responsable de autonomía Obrera, Manuel Bienvenido, ya que la mayoría de delegados sindicales pertenecen a esta organización, quién apoyó la iniciativa «porque tienen razón», explica a La Voz.

Instalaciones afectadas

Los colectivos de trabajadores afectados son todos los relacionados con las instalaciones y actividades deportivas municipales: las instalaciones deportivas de barrio, el complejo náutico Elcano, el complejo Ciudad de Cádiz, la piscina de Astilleros, el pabellón del Casco Histórico, etc. «Tanto a las actividades deportivas que se realizan como al mantenimiento de todas las instalaciones», resume Bienvenido.

Los ciento y pico de trabajadores pertenecen a servicios externalizados del IMD, es decir, a empresas contratadas a través de pliegos de condiciones. Según aseveran desde AO, los pliegos llevan años caducados, «algunos cinco, otros tres, otros dos y otros más recientemente» y se da la circunstancia de que hay servicios que «están prorrogados o caducados y otros son pagados mes a mes», especifican.

Las licitaciones pendientes deben contemplar una serie de mejoras para las instalaciones deportivas y para los trabajadores pero, transcurrido el tiempo, los sindicatos alegan que «esas mejoras no terminan de llegar» y «se ha perdido la confianza y la esperanza», subraya Bienvenido.

Una de las principales quejas de este sindicato señala a la «falta de fiscalización de los pliegos» por parte del IMD.

Esta situación se produce tras otros episodios críticos con la gestión al frente del área deportiva municipal en la que se ponía de relieve la falta de mantenimiento de algunas instalaciones deportivas de barrio, el descontento con la redistribución de horas y pistas entre clubes deportivos y la incertidumbre en torno a la fecha de cierre de la piscina del Ciudad de Cádiz.