DRAMA DE LA INMIGRACIÓN

El dramático cálculo de los Caños de Meca

Aparece el duodécimo cadáver en una mañana en la que la frialdad de las cifras se mezcla con las durísimas imágenes de los cuerpos

Actualizado:

La Guardia Civil ha hallado el cadáver de otro de los ocupantes de la patera que naufragó el pasado lunes en la playa de Caños de Meca, con lo que el número de cuerpos sin vida recuperados del mar asciende a doce.

Fueron tres los cuerpos que se encontraron este viernes, al que se suma el undécimo aparecido esta madrugada. Una mañana en la que las condiciones meteorológicas, el viento, la marea y la propia fisonomía del ser humano están convirtiendo la playa en un cementerio.

El último cadáver se hallaba alrededor de las 3.30 horas de la madrugada en el mismo lugar de los anteriores. Se trata de un varón mayor de edad (entre 20 y 30 años), de origen magrebí y que no llevaba chaleco salvavidas. Hasta el momento permanece sin identificar.

En último encontrado ayer viernes, al que se suma este nuevo cuerpo, han sido localizado también en la misma zona en la que se encontraron a los dos anteriores inmigrantes de ayer viernes, en la orilla de la playa de Caños de Meca, perteneciente a la localidad de Barbate. A 150 metros de esta playa fue donde naufragó la patera, en la que iban más de 40 inmigrantes magrebíes, según ha informado la Guardia Civil.

Del grupo, 22 fueron rescatados con vida y ayer fueron puestos a disposición de la Policía Nacional para su expulsión, mientras que el patrón de la embarcación y su ayudante han sido detenidos y se ha decretado su ingreso en prisión.

«Europa no está a la altura»

Sobre este asunto se ha pronunciado hoy el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, quien cree que el naufragio de la patera «debe servir de llamada de atención para que Europa reaccione ante el fenómeno migratorio».

En declaraciones a los periodistas en San Fernando (Cádiz), Jiménez Barrios ha indicado que es un episodio «muy lamentable» que «vuelve a poner de manifiesto que Europa no está a la altura de las circunstancias de lo que está ocurriendo».

A su juicio, Europa tiene que «intentar poner remedio desde un acuerdo de todos los países, sin rifirrafes políticos. La sociedad no soporta más crispación ni descalificaciones. Se trata de buscar soluciones para acabar con ese drama humano».