Sociedad

Tener un perro: claves y pautas de su alimentación

Queríamos tener un perro y como por arte de magia, el futuro deseo se materializó y ya lo tenemos!, retozando en el hogar. La pregunta que viene ahora es, ¿sabe usted lo que es un perro? Muchos noveles propietarios, no lo saben

Tener un perro: claves y pautas de su alimentación
CARMEN ANIORTE Madrid - Actualizado: Guardado en:

Como habrán deducido por la entradilla, hoy nos toca, pues, aleccionarles un poquito con el deseo que descubran de verdad, el maravilloso animal que han adquirido.

Poco a poco, y con un marco estricto de pautas, ustedes se convertirán en expertos propietarios, no nos cabe duda.

Comenzamos con la Alimentación. En perros cachorros ofreceremos pienso. La pauta sería alimentar 3 veces al día «ad libitum». ¿Por que tres veces al día? A esta pregunta el doctor Javier Álvarez de la Villa responde que esta propuesta «se basa en el metabolismo muy aumentado de los animales jóvenes que necesitan en doble o más de energía que en la edad adulta. Dicha energía la utilizan en crecer y en mantenerse activos» -y añade- «Todo el alimento, que va a ser bastante en estas edades, no les cabría en su pequeño estómago si lo ingiriesen de una sola sentada, por esto, lo hay que repartir. A partir de los 6 meses, el metabolismo baja, ya no se mostrarán tan ansiosos y será el momento de eliminar una de las raciones. De adultos, aquel voraz cachorro ha desaparecido y ofreceremos una sola ración, excepto en perros muy voraces».

Una segunda cuestión que levanta mucho dolor de cabeza a los propietarios es conocer la Cantidad exacta de pienso. La respuesta es sencilla: «comerán a libre demanda lo que necesiten, no aparecerán problemas de obesidad. Su perro necesita mucha energía metabolizable. En 6 meses crecerá lo equivalente a un niño de 14 años, y en un año o año y medio, se convertirán en adultos», afirma el veterinario del madrileño Centro Veterinario Víctor de la Serna.

Es frecuente que los propietarios fijen una cantidad exacta en gramos, por ejemplo 150 gramos para un cachorro del tipo de un Golden Retriever, siguiendo fielmente las indicaciones del lugar donde adquirió el cachorro. La primera semana todo ira muy bien, pero la segunda semana, el perro materialmente se muere de hambre y se muestra ansioso, delgado y desgarbado.

Queremos hacer hincapié, pues, en que el crecimiento es un proceso continuo que demanda cada semana mayor aporte energético, con lo que seguiremos la regla de «ad libitum» y en 3 raciones.

Las tablas para cachorros que indican un gramaje son meramente indicativas y no se adaptarán a cada caso individual. Tendremos a nuestro nuevo inquilino bien nutrido, nos evitaremos muchos disgustos y tal vez el, por desgracia, «síndrome del perro aspirador”. Para finalizar con el tema de la alimentación, les damos unas pautas resumidas y claras:

-Alimentar con pienso.

-En cachorros 3 raciones. En adultos jóvenes , 2 raciones. En adultos (14-18 meses) 1 o 2 raciones si son voraces.

-Si queremos cambiar de «marca», hay que hacerlo de manera paulatina, mezclando el pienso que se termina con el nuevo que queremos introducir.

-Cantidad «ad libitum» para cachorros. Evitará el «síndrome del perro aspirador» y un gran número de malnutriciones.

-Preguntemos a nuestro veterinario sobre la cantidad exacta para nuestro perro en edad adulta. Él le argumentará en función de la raza, actividad y estado corporal óptimo y le podrá dar una cifra de gramos.

-Evitemos suplementar con calcio y minerales, pues acarrea hipermineralización con cierre prematuro de los cartílagos de crecimiento. Los piensos tienen la cantidad suficiente, no se preocupe.

-No le demos otro alimento que no sea su pienso. Corremos el riesgo de alimentarlos, al final, a base de premios y golosinas. Les queremos tanto que ponemos en riesgo, incluso su salud, con esta práctica. Al final tendremos un cachorro caprichoso, «un tiquismiquis», que solo quiere caprichos y rechaza, ante el desespero de un novel propietario,el alimento básico e imprescindible.

-¿Qué marca de comida elegir? Hay una oferta, casi infinita. No lea la composición en porcentaje de macro nutrientes, pues en eso todos se parecen mucho. Fíjese en el origen de los componentes, así usted elegirá aquellos que procedan de piezas cárnicas o de pescado y evitará los que utilizan «harinas». Ya tiene entonces un punto importante para distinguir dentro de tanta oferta, mejor entonces con pechuga de pollo que con harina cárnica, ¿entienden?

-Una nueva tendencia son los piensos con menos cereales o sin cereales (cereales «free»). Además, sin colorantes ni conservantes .La idea no esta nada mal. Intentan alimentar a un perro como perro, y no como granívoro. Estos nuevos piensos promueven una mejor respuesta insulinica metabólica y una reducción de la lipogenésis y obesidad. Ya tienen otro truco para elegir en la selvática oferta.

-No se le darán alimentos de la mesa. Esta reglas se suele intentar seguir, pero en las familias o amistades, siempre existe una mano compasiva que con fortuno disimulo se cuela bajo el tablero hacia la boca de nuestra querida mascota. Cuántos «perritos gorditos» que no conseguimos luego adelgazar….Lo mejor es que estén fuera de la cocina o cuarto de estar cuando nosotros cenamos o comemos. Evitaremos tentaciones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios