Desbordamiento del río Clariano a su paso por Ontinyent
Desbordamiento del río Clariano a su paso por Ontinyent - EFE

Temporal de LevanteLos ríos Júcar y Segura se desbordan con 130 millones en obras por ejecutar

Las intensas lluvias se cobran la tercera víctima mortal en Alcázares, Murcia, y causa daños millonarios mientras el 70% de las infraestructuras previstas en 2003 no se han construido

Valencia/AlicanteActualizado:

El temporal de lluvias que ha arrasado desde el pasado fin de semana a la Comunidad Valenciana y Murcia con un balance de tres víctimas mortales y millonarios daños materiales y para la agricultura, ha dejado patentes los excesos cometidos durante la etapa de la expansión urbanística en ambas regiones y el déficit de infraestructuras para prevenir inundaciones y avenidas como las registradas en ríos como el Segura, el Júcar o el Clariano, que ayer se desbordaron en varios puntos.

Las Confederaciones Hidrográficas del Júcar y del Segura -afectadas por unas lluvias que han dejado acumulados de más de cuatrocientos litros por metro cuadrado- aprobaron el 22 de enero sendos Planes de Gestión del Riesgo de Inundación que contemplaban un presupuesto conjunto de 130,4 millones de euros para los próximos seis años.

Planes pendientes

A punto de cumplirse doce meses de la publicación en el BOE de los Reales Decretos con los planes contra las inundaciones, el grueso de las actuaciones (construcción de presas, encauzamientos, diques y otras obras para reducir las inundaciones) está pendiente de la elaboración de estudios de «coste-beneficio».

Además, un centenar de municipios valencianos en situación de riesgo todavía carecen de directivas especiales de actuación a pesar de que el plan autonómico fue actualizado hace apenas un año. Al respecto, el Plan de Acción Territorial de Prevención de Riesgos de Inundaciones en la Comunidad Valenciana (Patricova), aprobado en el año 2003, apenas ha ejecutado el 30% de las 151 obras previstas entonces, que se presupuestaron en más de 800 millones.

Las inundaciones son la catástrofe natural que más daños causa en España

Trece años después, el prespuesto previsto por el plan de la Confederación Hidrográfica del Júcar para los próximos seis años alcanza los 74,5 millones para ejecutar acciones de «prevención, protección, recuperación y preparación» de las cuencas. En el caso de la Confederación Hidrográfica del Segura se sitúa en 55,9 millones. Sus memorias, no obstante, concretan que «la estrategia de financiación prevista se basa en los distintos presupuestos disponibles por las distintas administraciones y resto de organizaciones responsables en la gestión del riesgo de inundación». De hecho, las competencias en gestión y defensa frente a los efectos adversos de las avenidas afectan a todas las Administraciones, lo que disipa las responsabilidades políticas, a pesar de que las inundaciones son la catástrofe natural que mayores daños genera en España.

De acuerdo con el Consorcio de Compensación de Seguros y el Instituto Geológico y Minero, los daños por inundaciones alcanzan una media de 800 millones anuales. La Asociación Valenciana de Agricultores cifra en 177 millones las pérdidas por el temporal que arrancó el viernes y en Murcia solo parte del campo se ha beneficiado de las lluvias, ya que muchas plantaciones de hortalizas quedaron destruidas, sobre todo en Cartagena.

No escatimar inversiones

El catedrático de Análisis Geográfico y responsable del Instituto de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, sostiene que «las ciudades del litoral mediterráneo siguen sin estar preparadas» para evitar las riadas, los destrozos materiales y el peligro para la población. Al respecto, recalca que «se han hecho algunas obras de infraestructuras como la canalización del Segura» pero, a su juicio, resultan insuficientes: «Hay que diseñar obras de defensa o adaptación que tengan en cuenta el caudal máximo histórico que pueda circular por los barrancos, ramblas y ríos de estos territorios. Y aunque se encarezcan las obras, hay que hacerlo así, si queremos evitar la pérdida de vidas humanas y los graves daños económicos que ocasionan estos temporales».

Desde el pasado viernes, un total de tres personas han muerto como consecuencia del temporal en Castellón, Finestrat (Alicante) y, en la jornada de ayer, los Alcázares (Murcia). Mientras, solo en la Comunidad Valenciana 144 municipios suspendieron las clases.

Educación para el riesgo en los colegios

Para Olcina, resulta fundamental la «educación para el riesgo» que debe implantarse en los colegios, especialmente en el litoral mediterráneo, que es uno de los territorios de riesgo más elevado de toda Europa en materia de sismicidad, inundaciones y temporales». Ayer, el Segura se desbordó en Orihuela por primera vez en 29 años. Olcina explica que la «canalización que se hizo después de la riada de 1987 es insuficiente para trombas de agua como la que ha caído estos días». Al margen de la ejecución de obras, el catedrático aboga por «cumplir con la Ley del Suelo» ya que, según explica, «en los años del boom inmobiliario se ha permitido la construcción en muchas zonas inundables y los efectos los tenemos ahora. No es un problema meteorológico. Es un problema territorial».

Llamada del Rey

Felipe VI telefoneó ayer al presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, para mostrar su solidaridad e interesarse por los daños causados.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, visitó la zona del Mar Menor, donde los servicios Protección Civil y dos batallones de la Unidad Militar de Emergencia (UME) concentraron todos sus esfuerzos desde el domingo por la tarde.