Sociedad

Solteros japoneses se apuntan a cursos sobre cómo cuidar bebés para encontrar esposa

Esta se plantea como una medida para parar el descenso de población que vive Japón ya que una de las causas incide en que las japonesas evitan el matrimonio y la maternidad por motivos laborales

Participantes de los cursos Ikumen en los que aprenden ómo cuidar bebés para encontrar esposa
Participantes de los cursos Ikumen en los que aprenden ómo cuidar bebés para encontrar esposa - REUTERS
ABC Madrid - Actualizado: Guardado en:

Buscar pareja por agencias es algo que ya está más normalizado. Pero en Japón le han dado una vuelta de tuerca. Una empresa con la sede en la Universidad de Osaka proporciona cursos a hombres sobre como cuidar a los bebés con un único propósito: encontrar esposa.

En el curso se les enseña cómo ser un buen esposo a través de clases sobre cómo bañar y vestir a un bebé. Además les ayudan a entender la situación de la mujer en el embarazo a través de una camiseta especial de siete kilos que simula una tripa de embarazada.

Aparte, y como es lógico y necesario, los hombres japoneses, en estos cursos, aprenden a mejorar la comunicación con las mujeres.

La «camiseta» de 7 kilos que simula la tripa de una embarazada
La «camiseta» de 7 kilos que simula la tripa de una embarazada- REUTERS

«Quería crear una forma de certificación que demuestre a las agencias las habilidades de un hombre para la vida matrimonial. Las agencias pueden advertir que algunos hombres tienen ‘habilidades extra’ lo que permite saber a las potenciales parejas que esos hombres ayudarían en el matrimonio. Creo que necesitamos cambiar la mentalidad de los japoneses sobre la igualdad en el trabajo y la de las mujeres en el cuidado de los hijos», señala Takeshi Akiyama, jefe de la Universidad Ikumen y del curso.

«Proyecto Ikumen»

Esta iniciativa se inspira en la campaña del «Proyecto Ikumen», con la que se pretende que los hombres asuman papeles más activos en la crianza de los niños, para favorecer que haya más nacimientos. Algo tremendamente necesario debido al descenso vertiginoso de la población japonesa en los últimos años.

Las causas de este fenómeno apuntan a la elevadísima cantidad de personas mayores de 65 años que representan el 27,3% de la sociedad. Además si a esto se le añade que la mitad de los jóvenes «milenials» en Japón son vírgenes y que las mujeres cada vez buscan más la independencia y huyen del matrimonio, el resultado es, en cuestión de natalidad, desastroso.

Por ello el primer ministro de Japón, Shinzo Abe se ha comprometido a facilitar el aumento de nacimientos de los 1, 4 que se producen ahora por mujer, a 1,8 hijos por familia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios