Sociedad

Más del 90,6% de los jóvenes madrileños reconocen que les preocupa la adicción al alcohol y otras drogas

El programa Scholas Ciudadanía, impulsado por el Papa Francisco y que busca que sean los jóvenes los que planteen cuáles son las problemáticas que les afectan y cómo debe ser la educación que reciben, aterriza por segunda vez consecutiva en Madrid con un éxito arrollador

Clausura de la experiencia «Scholas Ciudadanía» en el teatro Fernán Gómez de Madrid
Clausura de la experiencia «Scholas Ciudadanía» en el teatro Fernán Gómez de Madrid - ABC
J. G. STEGMANN - @jgstegmann Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Teatro Fernán Gómez de la plaza Colón de Madrid estaba abarrotado. No estaba en cartelera ningún artista famoso. Eran 350 jóvenes madrileños de entre 15 y 17 años de colegios públicos, privados y concertados reunidos por el Papa Francisco para hablar de dos cuestiones que les preocupan: la violencia de género y la adicción a las drogas.

Durante una semana estudiantes que no se conocían se reunieron y realizaron un profundo trabajo de campo a través de entrevistas con especialistas, con afectados por la violencia de género o las adicciones, con autoridades, etc. y llegaron a una serie de propuestas que presentaron a las autoridades educativas de Madrid.

Ayer se llevó a cabo la clausura de la experiencia para la que se reunieron los 350 participantes que no dejaron que estas preocupaciones empañen sus ganas pasarlo bien entre colegas por lo que también hubo espacio para la pintura, los bailes improvisados al compás de música electrónica compuesta por ellos mismos y hasta imitaciones de Raphael y su mítica: "Mi gran noche".

Pero, ¿por qué está detrás de esto el Santo Padre? Por Scholas. Es la organización educativa creada por él para revolucionar la educación y rehacer el pacto educativo. El programa Scholas Ciudadanía busca que sean los propios alumnos los que determinen cuáles son sus problemas y cómo debe ser su educación.

Después de haber pasado por Barcelona, Scholas aterrizó por segunda vez en Madrid. Ya se hizo la experiencia el pasado mes de enero y gracias ella, seis estudiantes fueron al Vaticano a ver al Papa para contarles cuáles eran sus inquietudes. Aquella vez fueron los fallos del sistema educativo, el «bullying» y la falta de autoestima. En esta ocasión las propuestas fueron mucho más concretas.

El drama de los jóvenes con el alcohol no es nuevo pero recientemente volvió a ponerse en el punto de atención después de que una niña de 12 años muriera por un coma etílico después de haberse bebido una botella entera de un ron durante un botellón en el pueblo madrileño de San Martín de la Vega.

De acuerdo con las encuestas realizadas por los propios estudiantes que trabajaron en la comisión de adicciones, el 90,6% de los jóvenes consideran que el consumo de alcohol y drogas en menores es una problemática en Madrid.

«El alcohol desinhibe»

«El alcohol desinhibe. A mi edad, solemos ser inseguros y la respuesta para hacer frente a eso es el alcohol», asegura Juan de 15 años, alumno del colegio de Nuestra Señora del Pilar. Para él y para el grupo de jóvenes que formó parte de la comisión que abordó el tema las soluciones pasan por dar mayor difusión y mejorar el servicio de los Centros de Atención a la Drogodependencia, que se organicen charlas testimoniales en los institutos acerca de las adicciones, que se creen actividades familiares para mejorar las relaciones padre e hijo y educar a las familias en temas vinculados al consumo de alcohol y drogas, etc.

La otra problemática que trataron fue la violencia de género. «Mucha gente de mi edad fuma y bebe así que me pareció hipócrita tratar ese tema. Preferí trabajar la violencia de género porque creo que todo puede cambiar si se recibe educación desde joven», explica Jaime, de 16 años del CEU Claudio Coello.

Para Jaime y muchos de los alumnos que estaban allí es necesario concienciar a la población, sobre todo empezando por los más pequeños para evitar que desde comentarios aparentemente inofensivos o comportamientos machistas se llegue a una situación de violencia.

Al acto de clausura asistieron la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, José María del Corral, presidente de Scholas Occurrentes, Carlos Esteban Garcés, responsable de la Delegación Episcopal de Enseñanza, Juan José Nieto Romero, director general de educación infantil, primaria y secundaria de la comunidad de Madrid y Juan Antonio Ojeda Ortíz, director de contenidos de la Oficina Internacional de la Educación Católica y consultor del Vaticano.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios