Sociedad

Lomce y violencia de género: los dos primeros grandes pactos del Gobierno de Rajoy

En menos de un mes desde que se constituyó el nuevo Ejecutivo, el PP ha tenido que consensuar cambios en estas leyes sociales

Vídeo: El Gobierno deja las reválidas de la 'ley Wert' en nada - ATLAS
Paloma Cervilla Madrid - Actualizado: Guardado en:

La pérdida de la mayoría absoluta ha tenido para el Partido Popular una consecuencia inmediata: la necesidad de acometer cambios en dos importantes leyes sociales (la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa y la Ley de Violencia de Género). O daban el primer paso para su modificación o el Congreso les iba a obligar a hacerlo, dado el consenso que existe en la mayoría de la oposición para retocar estos dos textos legislativos.

La ley más emblemática que pone de manifiesto esta pérdida de poder ha sido la polémica Lomce. La primera señal la emitió el Congreso de los Diputados el 5 de abril, cuando salió adelante una Proposición no de Ley del PSOE para suspender el calendario y sustituirla por otra ley. El PP votó en contra y Ciudadanos se abstuvo.

El segundo aviso fue el pasado 4 de octubre cuando la mayoría de la Cámara aprobó una Proposición no de Ley de los nacionalistas catalanes (la anterior Convergencia i Unió, hoy en el Grupo Mixto), en la que se pedía la paralización «inmediata» del calendario de implantación de la reforma educativa y la derogación tanto del Real Decreto que regula las evaluaciones finales de ESO y Bachillerato como de la misma Lomce».

Rechazo unánime

El tercer aviso llegó el pasado día 15, cuando el Pleno del Congreso aprobó una Proposición no de Ley del PSOE, esta vez con el voto a favor de Ciudadanos, con la que volvía a pedir la suspensión de esta norma.

Esta derrota del Partido Popular vaticinaba que solo le quedaba el camino del pacto para modificar una norma que cuenta con un rechazo unánime de la oposición y de gran parte de la comunidad educativa.

Antes de la tercera derrota en el Congreso, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, había hecho una oferta durante el discurso de investidura, el 27 de octubre, al comprometerse a retirar el efecto académico de las reválidas. Esta oferta desbloqueó la situación y abrió un nuevo escenario para el diálogo, ya que Rajoy supeditó los cambios en estas pruebas de evaluación a los acuerdos que se adopten en el marco de un Pacto por la Educación, que forma parte del acuerdo de investidura alcanzado con Ciudadanos. Un pacto que se negociará en una Subcomisión que se crerará en el seno de la Comisión de Educación.

Decreto de reválidas

El cambio ofrecido por Rajoy para las reválidas ha dado paso a una modificación mayor, como ha sido el reconocimiento de su voluntad de «sustituir» la Lomce. A este punto se ha llegado en el momento de pactar una petición conjunta entre PP, PSOE y Ciudadanos para la creación de la Subcomisión. Si el PP no hubiera cedido, el pacto nacional abría comenzado con el primer desencuentro. El PSOE aparcó su empecinamiento de incorporar el término «derogar» en el escrito y el PP aceptó el de «sustituir».

Este proceso de amplio consenso continuó ayer en la Conferencia Sectorial de Educación, donde el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, alcanzó un acuerdo con las Comunidades autónomas sobre el contenido del decreto de reválidas que tiene que aprobar el Gobierno.

Violencia de género

Encauzados ya los cambios en la Lomce, en la fase incial del proceso, el Gobierno también ha abierto el debate sobre la reforma de la Ley de Violencia de Género, un tema que concita un mayor consenso. De hecho, todos los grupos parlamentarios apoyaron la Proposición de no de Ley de socialistas y populares para alcanzar un Pacto de Estado en esta materia. Un pacto que se va a negociar en una Subcomisión, cuya petición de creación ha sido también firmada por todos los grupos parlamentarios.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios