Una calle de La Habana inundada este domingo tras el paso del huracán Irma por Cuba - AFP/ Vídeo: ATLAS

«Irma ha arrasado Cuba»

El huracán se aleja de la isla caribeña, pero deja anegada La Habana y destrozado Varadero

MadridActualizado:

El huracán Irma se alejó este domingo de Cuba con destino a Florida dejando un rastro de destrucción en un país ya afectado por una grave crisis económica. Los cuatro días de paso inexorable del huracán, entre el jueves y el domingo, han dejado al país sin luz (en algunos casos por prevención), viviendas sin techo, palmeras arrancadas, postes del tendido eléctrico derribados e instalaciones turísticas y cosechas destrozadas. Irma entró por la costa norte, pero por la estrecha fisonomía de la isla, también afectó a la costa sur.

Los efectos del huracán se han sentido en todo el país, aunque los mayores estragos los han sufrido las provincias de la costa occidental y central, donde se hallan La Habana y Varadero (Matanzas). Más de un millón de personas fueron evacuadas por precaución, unas 15.000 en la capital. Las olas en el malecón habanero alcanzaron los 7 y 9 metros de altura, e inundaron calles donde nunca había llegado el agua en anteriores ciclones. La capital amaneció este domingo inundada desde el Vedado hasta la localidad pesquera de Jaimanitas. «La Habana siempre se inunda, pero esta es la mayor inundación de todos los tiempos», asegura a ABC la periodista independiente Miriam Leiva.

En Santa Clara «los techos de muchas casas volaron y el parque central se quedó sin árboles»

«Irma ha arrasado este país, que ya se encontraba en una situación económica muy difícil antes de la llegada de este ciclón», subraya Leiva. Cree que la isla «no tiene condiciones económicas para resolver este problema», por lo que la ayuda internacional será «imprescindible». Numerosas personas se han quedado sin techo y sin cosechas en un país que subsiste gracias a las remesas, los servicios médicos y el turismo.

El huracán se alejó este domingo de Cuba a una velocidad de trece kilómetros por hora tras causar «severas» inundaciones costeras la noche anterior en el litoral norte del oeste de la isla. Las ráfagas de viento fueron tan fuertes en La Habana que impedían a sus habitantes salir de casa. En Varadero, el principal núcleo turístico, a 116 kilómetros al este de la capital, la infraestructura hotelera sufrió numerosos daños. El sábado por la noche estaban alojadas en la localidad unas 18.500 personas, 5.000 de ellos turistas evacuados de los cayos del norte, directamente afectados por el paso de Irma.

El último parte del Instituto de Meteorología de Cuba advertía este domingo de que «persisten las fuertes marejadas y severas inundaciones en la costa norte occidental, incluyendo el malecón habanero. Las bandas de alimentación de Irma mantienen su influencia sobre las regiones occidental y central con lluvias fuertes».

«Las olas se adentraron 500 metros»

Villa Clara, en el centro-norte, ha sido una de las provincias más devastadas. En Caibarien las olas se adentraron 500 metros en la ciudad e incluso inundaron su hospital. En Santa Clara «los techos de muchas casas volaron y el parque central se quedó sin árboles», explicó Ramón Jiménez Arencibia, del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), desde la capital de la provincia. Jiménez señaló este domingo por la tarde que llevaban 48 horas sin luz aunque, sin duda, el sábado fue el peor día de la última embestida de la naturaleza contra Cuba.