Fiscalización del Tribunal de Cuentas

La Iglesia «cumple con creces su obligación legal» de informar sobre el destino de los fondos del IRPF

El gerente de la Conferencia Episcopal añade que la Iglesia «siempre estará dispuesta a cumplir con lo que le soliciten»

El vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez Barriocanal
El vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez Barriocanal - José Ramón Ladra

El vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal (CEE), Fernando Giménez Barriocanal, aseguró este miércoles que aunque la Iglesia «cumple con creces sus obligaciones legales» de informar sobre el destino de los fondos que recibe a través de la asignación tributaria «siempre estará dispuesta a cumplir con lo que se le solicite». Así respondió el gerente de la CEE a la petición de Podemos y PSOE de que el Tribunal de Cuentas incluya este año en su programa de fiscalización a la Conferencia Episcopal.

«Para la Iglesia la transparencia no es una obligación sino una oportunidad de ofrecer información sobre la actividad que realiza»

Giménez Barriocanal recordó que la Conferencia Episcopal «elabora una minuciosa Memoria que deposita anualmente en el Ministerio de Justicia y que está revisada por una firma de auditoria de prestigio internacional». Este informe, que responde al compromiso adquirido por la CEE a finales de 2006 tras el nuevo modelo de financiación alcanzado con el Gobierno socialista, además «se encuentra disponible en el portal de transparencia de la Conferencia Episcopal». «Para la Iglesia la transparencia no es una obligación sino una oportunidad de ofrecer información sobre la actividad que realiza», aseguró el gerente a ABC.

Prueba de ello es el paquete de medidas puesta en marcha en los últimos meses por la CEE para que los ciudadanos sepan en cada momento «cómo se financia la Iglesia y tengan garantías de que los fondos van a donde más se necesitan».

Entre algunas de esas iniciativas está la creación de una oficina de transparencia y control de cuentas, un plan contable de aplicación para las diócesis y parroquias, la puesta en marcha de un programa informático de gestión diocesana y la aprobación de manuales de buenas prácticas (inversiones financieras y medidas antiblanqueo de capitales). Además, la Conferencia Episcopal firmó en mayo de 2016 un convenio con la prestigiosa ONG Trasparencia Internacional. «Hay una clara vocación de la Iglesia de comunicar con toda transparencia su actividad», insistió Giménez Barriocanal.

Toda la actualidad en portada

comentarios