Calles inundadas en la isla caribeña de San Martin, donde Irma se cobró sus primeras víctimas mortales
Calles inundadas en la isla caribeña de San Martin, donde Irma se cobró sus primeras víctimas mortales

El huracán Irma irrumpe con la amenaza de arrasar el Caribe y Florida

El ciclón más devastador del Atlántico toma el relevo del Harvey

CORRESPONSAL EN WASHINGTONActualizado:

Cuando Estados Unidos intenta sacudirse de los devastadores efectos de Harvey, causante en Texas de medio centenar de muertes y más de 100.000 millones en daños materiales, que obligarán al Congreso a un esfuerzo económico imprevisto, otro huracán se cierne sobre el país, previo paso por el este del Caribe. Bautizado por los expertos como Irma, imponen los números con los que ayer tocó tierra en la isla de Barbuda y alcanzó las Islas Vírgenes.

Clasificado como una tormenta de categoría 5, la máxima, sus vientos alcanzan una velocidad superior a 300 kilómetros por hora y el círculo que forma supera los 450 kilómetros de diámetro. Por si fuera poco, a Irma le acompañan por los lados dos tormentas tropicales, que también se dirigen hacia el Caribe: por el Atlántico, José, y desde el Golfo de México, Katia.

La unanimidad en considerar a Irma el huracán más peligroso de la historia en el Océano Atlántico ha llevado a las autoridades a imponer una movilización inmediata de sus habitantes en aquellos lugares que se dispone a recorrer. La pasada madrugada, la presencia del huracán ya obligó al avión del Papa a un cambio de ruta para evitar el Caribe, en su trayecto desde el Vaticano hasta Colombia, donde comenzó un viaje oficial a América Latina. A su paso por las islas caribeñas de San Martín y San Bartolomé ya se ha cobrado al menos dos vidas.

Categoría 4

Hoy está prevista la llegada de Irma a Puerto Rico, y mañana, a las Bahamas y a Cuba. El domingo, Florida sentirá toda la crudeza del nuevo huracán. Se espera que llegue al continente con categoría 4, una escala menos. Y a partir de ahí, su irrupción Carolina del Sur, que ayer mismo se sumó a los territorios declarados en estado de emergencia. Pese a todo, los expertos no descartan que Irma cambie de trayectoria en cualquier momento.

Dada el reciente recuerdo de Harvey, los científicos explicaban ayer las diferencias con Irma, como base para lo que puede ocurrir con el nuevo e inquietante huracán. El primero anegó el sur de Texas al estancarse durante mucho tiempo sobre la misma zona, como en el caso de Houston, donde descargó agua como no se había producido nunca en Estados Unidos. Se espera que Irma, más dinámico, arrase con vientos más fuertes, previsiblemente provocarán inundaciones por violentas subidas de la marea.

La pequeña isla de San Martín, a 240 kilómetros al este de Puerto Rico, ofrecía ayer imágenes desoladoras de inundaciones, anticipo de lo que puede dejar a su paso hasta alcanzar Estados Unidos. Ayer, el presidente Trump, apenas unos días después de visitar Houston, la sobrecogedora zona cero del desastre provocado por Harvey, avisaba sin ahorrarse temores: «(Irma) Va a romper todos los récords. No va a ser nada bueno, créanme, nada bueno”. Las autoridades temen por los habitantes de Florida y por la factura económica que puede dejar otro desastre de similar impacto que el Harvey.

Puerto Rico será el primer territorio de Estados Unidos (estado libre asociado) donde toque tierra Irma. Con casi tres millones y medio de habitantes, se encuentra en el peor momento económico en décadas. Una deuda de 120.000 millones de dólares le ha llevado a declarar impagos en dos ocasiones. La isla apenas cuenta con presupuesto para emergencias. Sus autoridades calculan que a partir de este miércoles, cuando Irma impacte, la isla se quedará sin corriente eléctrica durante un periodo de cuatro a seis meses. La deficiente infraestructura hace imposible mejores previsiones.

Evacuación en Florida

Florida se prepara a marchas forzadas para reducir al mínimo los efectos del impacto de Irma. Su gobernador, Rick Scott, alertó ayer a los ciudadanos con un mensaje contundente: «No esperen sentados a que llegue la tormenta. Es extremadamente peligrosa y mortal, y causará devastación. Recuerden que podremos reconstruir sus casas, pero no sus vidas».

El aviso de Scott reforzaba las órdenes de evacuación en el condado de Broward, cuya capital, Fort Lauderdale, pasa por ser uno de los principales destinos turísticos del estado. Junto con los condados de Dade, donde se encuentra Miami, con sus casi tres millones de habitantes, y Palm Beach, el sur del estado suma seis millones de personas, que esperaban ayer ansiosas la orden de evacuación. Muchas de ellas se habían adelantado dirigiéndose en coche al aeropuerto y a otras zonas del país alejadas del huracán, lo que provocó colapsos de tráfico.