Sociedad

España, el país de Europa que mejor combate el tráfico de órganos

Nuestro país fue pionero al tipificar en 2010 como delito en el Código Penal el tráfico de órganos y el turismo de trasplantes

El director de la ONT, Rafael Matesanz
El director de la ONT, Rafael Matesanz - Mikel Ponce
EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

España es el país de Europa que mejor combate el tráfico de órganos, lo que ha permitido que los escasos intentos que se han producido en los últimos años hayan sido frustrados gracias a los mecanismos del propio Sistema Nacional de Trasplantes (ONT).

«No hay ningún otro país que lo tenga tan bien controlado como España», ha asegurado a Efe el director de la ONT, Rafael Matesanz, aunque ha advertido de que «no somos inmunes; ha habido intentos y los volverá a haber».

El tráfico de órganos y el turismo de trasplantes centran un taller, organizado por la ONT y el Consejo de Europa, en el que durante hoy y mañana participan profesionales de las agencias nacionales de trasplantes de 32 países de los 47 que forman esa organización internacional.

Alrededor de 10.000 trasplantes en el mundo (8 %) se realizan bajo alguna forma de comercialización y entre un 40 y un 70 % de las personas que acuden al extranjero a trasplantarse desarrollan una complicación infecciosa, mortal en más de un 20 % de los casos.

En la importancia de los controles del sistema español de trasplantes y en la eficacia de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado ha incidido, durante la inauguración del evento, el secretario general de Sanidad, Javier Castrodeza.

España fue pionero al tipificar en 2010 como delito en el Código Penal el tráfico de órganos y el turismo de trasplantes, con penas de hasta 12 años. Además, penaliza a los ciudadanos que compran un órgano en el extranjero, «lo que muy pocos países se han atrevido a hacer», a pesar de que esta comercialización «está en la raíz del tráfico de órganos», ha señalado Matesanz.

El presidente de la ONT ha incidido en la necesidad de identificar en cada país quién debe iniciar las acciones para detectar posibles casos, que en España realiza esta organización, «pero que en otros países no está tan claro».

Ello permitiría disponer de una red coordinada por el Consejo de Europa que recabase toda la información disponible y permitiese tomar decisiones rápidas. «La única manera de combatir esta lacra», según Matesanz.

Durante el taller se va a incidir también en el «papel crucial» que pueden jugar los profesionales sanitarios en la detección del tráfico de órganos cuando atienden a un paciente trasplantado en el extranjero que regresa a su país de origen para su cuidado después de la intervención.

Según Matesanz, en España estos profesionales han sido «fundamentales» para detectar los intentos «frustrados» que se han dado, «pero hay otros países en los que los médicos trasplantadores no lo tienen tan claro, porque siempre está el dilema de si se deben de forma exclusiva a su enfermo».

El director de la ONT ve «muy complicado» la posibilidad de implantar un sistema de notificación obligatorio a nivel europeo para que los profesionales tengan que informar a las autoridades, pero «hay que transmitir la necesidad de notificar».

En su intervención, el secretario general de Sanidad ha confirmado el compromiso de España de ratificar su adhesión al Convenio de Santiago de Compostela contra el tráfico de órganos, firmado por 17 países y que necesita ser ratificado por 5,3 de ellos miembros del Consejo de Europa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios