España se encamina hacia su año más cálido registrado nunca

Las temperaturas estarán por encima de la media para octubre en la mayor parte del territorio

Actualizado:

La meteorología no es una ciencia exacta, y menos en estos días en que el calentamiento global pulveriza récords año tras año, incluso mes a mes, y nos sorprende con eventos meteorológicos extremos difíciles de predecir. Pero los registros climáticos de 2017 revelan que en lo que llevamos de año (del 1 de enero al 30 de septiembre) la temperatura media global en España se ha situado en 17,5ºC, por encima de los 16,3ºC del periodo de referencia (1981-2010) para esos primeros nueve meses del año. «Es una anomalía térmica muy alta, de 1,2ºC», confirma a este diario Ana Casals, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Es evidente que los meses más fríos del año están por llegar, pero a tenor de cómo se está comportando octubre, los meses de noviembre y diciembre tendrían que ser muy fríos para conseguir dar la vuelta a una anomalía térmica tan acusada.

Hasta el momento, los años más calurosos registrados en nuestro país son 2015 y 2011, empatados, apunta Casals. Ambos terminaron con una temperatura media en el conjunto del territorio de 16 grados centígrados. Para esos dos años, la anomalía de temperatura en los primeros nueve meses del año fue de 17,1 en 2011 y de 17ºC en 2015; esto es, los primeros nueve meses de 2017 superan ya en medio grado centígrado los valores de esos dos años de récord.

Octubre tiene por ahora todos los visos de terminar con una anomalía térmica positiva. «Estos días que llevamos de octubre estamos teniendo temperaturas máximas por encima de los 30ºC en amplias zonas del territorio», explica la portavoz de Meteorología. Y la predicción a tres semanas elaborada por Aemet apunta que las temperaturas estarán por encima de la media para este mes en la mayor parte del territorio.

Anomalía muy acusada

Por tanto, solo quedarían por delante los meses de noviembre y diciembre para compensar la anomalía de las temperaturas. «Cuanto más largo es el plazo de la predicción, es evidente que la fiabilidad desciende», matiza Casals, quien recuerda que la predicción estacional para el último trimestre del año apunta a que «va a ser más cálido de lo normal, y con una probabilidad bastante alta».

Lo cierto es que en 2017 todos los meses del año han estado por encima de la media, a excepción de enero, cuya anomalía térmica fue negativa (medio grado menos que la media) y de septiembre, donde la temperatura se situó justo en la media. El mes con una anomalía térmica positiva más acusada fue junio, con una temperatura de 3ºC por encima de los valores normales; seguido de mayo, que registró una anomalía de 2,4ºC. «Se cumple así la tendencia que estamos viendo en los últimos años: el verano se adelanta y el otoño se retrasa», dice la portavoz de Aemet.

Y lo que parece que también se retrasan este año son las ansiadas lluvias. La predicción para esta semana no prevé precipitaciones importantes. «En general, va a hacer buen tiempo durante el Puente del Pilar», apuntan desde Meteorología. Para el próximo domingo se espera que un frente entre por Galicia, aunque la probabilidad de precipitación hasta el momento es baja, sólo en torno al 10%, concreta Casals.

El año hidrológico que acaba de terminar (va del 1 de octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017) ha tenido un carácter muy seco en el conjunto del país, según el balance hidrológico de la Agencia Estatal de Meteorología. Aún con datos provisionales, se trata del octavo año hidrológico con menos precipitaciones desde 1981.