Entrevista

«Las emisiones deberían empezar ya a caer a un ritmo del 1% anual»

Josep Canadell, director ejecutivo de The Global Carbon Project, afirma que «hemos dejado atrás los años donde teníamos un crecimiento exponencial de las emisiones de carbón»

Josep Canadell es el director ejecutivo de The Global Carbon Project
Josep Canadell es el director ejecutivo de The Global Carbon Project - ABC

-Parece que el estancamiento en las emisiones en los últimos años se debe sobre todo a la reducción del uso del carbón en China. ¿Se afianza la transformación que está haciendo el país o es algo coyuntural?

-Las emisiones han crecido muy poco o nada durante los últimos tres años, incluyendo 2016, por lo que tenemos los datos preliminares hasta finales de año. La causa más importante es China, pero Estados Unidos también ha contribuido, aunque menos, de una manera significativa. En China, la economía está en transición entre ser puramente manufacturera, con altos requerimientos de energía, y una economía con más servicios, que necesitan menos energía. Además, las políticas sobre reducción de polución, particularmente en áreas urbanas, también han ayudado en esa disminución del consumo de carbón. Las dos razones son profundas y estructurales y están aquí para quedarse.

El caso de Estados Unidos es diferente: la razón de la disminución ha sido debido a la sustitución del carbón por gas natural, abundante y más barato; al aumento de la eficiencia energética y, en menor proporción, a la introducción de energías renovables. Esto también ha venido para quedarse, pero cambios en el precio del gas natural en el futuro podrían acelerar o desacelerar esta tendencia.

 -¿Está cerca el momento en que las emisiones globales toquen techo?

-Creo que hemos dejado atrás los años donde teníamos un crecimiento exponencial de las emisiones de carbón, desde principios del año 2000. Ahora entramos en una etapa de crecimiento muy bajo o, como vimos el año pasado, de no crecimiento. Esta fase puede durar unos años o más de una década, antes de que las emisiones empiezan a bajar tal como necesitamos. Es difícil de predecir por el momento si el Acuerdo de París acelerará la acción en los próximos años, algo que vuelve más improbable con el nuevo presidente electo Donald Trump.

 -¿A qué se ha debido el aumento de emisiones de la UE?

-Ha habido unos pocos países cuyas emisiones han aumentado significativamente, incluyendo España e Italia. Las causas están claras: recuperación económica y un poco de marcha atrás con algunas de las energías renovables. Lo que vemos frecuentemente es que después de tener dificultades, cuando las economías reflotan, sus emisiones lo hacen muy rápidamente al principio y luego bajan otra vez. Veremos qué pasa, pero sin duda la Unión Europa no puede permitir ningún crecimiento de emisiones de ninguno de sus estados miembros si quiere tener posibilidades reales de conseguir los niveles de mitigación a los que se han comprometido como parte del Acuerdo de París. Lo ocurrido el año pasado puede tener consecuencias fatales para las probabilidades de mantener lo que la UE se ha comprometido a reducir.

-¿Cuánto habría que reducir las emisiones globales anualmente hasta 2030 para ponernos en la senda de los 2ºC? ¿Y para los 1,5ºC?

-Estas emisiones globales creciendo muy poco o nada son consistentes con los niveles de mitigación que se han comprometido para el año 2030. Sin embargo, lo que nos hemos comprometido no es suficiente o no está en la trayectoria para poder estabilizar el sistema climático por debajo de los 2ºC. Para ello, las emisiones actuales globales ya deberían empezar a caer a un ritmo del 1% anual.

-¿Lo ve posible?

-La meta de 1.5ºC es imposible a menos que durante la segunda mitad de este siglo empecemos a remover grandes cantidades de carbono de la atmósfera con tecnologías que todavía no han sido probadas o que aún tienen que inventarse. Por tanto, este es un escenario de alto riesgo y de una probabilidad muy baja para tener éxito. La meta de los 2ºC también es difícil, pero si globalmente decidimos hacerlo, técnicamente todavía hay posibilidades, aunque necesitamos que los países aumenten su nivel de compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios