Sociedad

Cuba militariza las zonas turísticas para acelerar la reconstrucción

El presidente Raúl Castro reconoció en un mensaje «afectaciones en las viviendas, el sistema electroenergético y la agricultura», así como en «destinos turísticos»

Una niña descansa fuera de su casa después del paso del huracán Irma por La Habana (Cuba)
Una niña descansa fuera de su casa después del paso del huracán Irma por La Habana (Cuba) - EFE

El huracán Irma dejó al menos diez víctimas mortales y una enorme devastación a paso por Cuba el pasado fin de semana. Siete personas murieron en la provincia de La Habana y el resto en Matanzas -donde se halla Varadero-, Ciego de Ávila y Camagüey. La mayoría por derrumbes. El presidente Raúl Castro reconoció en un mensaje a la nación «afectaciones en las viviendas, el sistema electroenergético y la agricultura», así como en «destinos turísticos». Mientras la mayoría de los turistas ya se han marchado del país o se han refugiado en zonas más seguras, como Varadero, el dictador cubano se ha comprometido a rehabilitar las instalaciones turísticas a tiempo para el comienzo de la temporada alta a finales de año.

Los cayos del norte de Villa Clara se encuentran «militarizados» para comenzar lo antes posible las labores de reconstrucción, según explicaron a ABC testigos presenciales en esta provincia del centro de la isla. Castro ha enviado al viceministro de las Fuerzas Armadas, el general de Cuerpo de Ejército Joaquín Quintas Solá, a la zona devastada, solo accesible con helicópteros. «Al menos 48 de los 62 kilómetros del «pedraplén» -carretera que une tierra firme con los islotes- se han visto seriamente afectados» entre el municipio de Caibarien y los cayos de Santa María, donde se encuentran una decena de hoteles. Irma arrasó la llamada cayería del norte, que abarca las provincias de Villa Clara, Ciego de Ávila y Camagüey, donde alcanzó la fuerza 5. En Villa Clara, en concreto, el huracán permaneció 12 horas parado entre el cayo de Santa María y Caibarien en la fatídica noche del viernes al sábado.

«Sensación de abandono»

Mientras tanto, entre los ciudadanos que han perdido sus casas, llevan varios días sin electricidad y observan cómo se deterioran sus alimentos «hay una sensación de abandono al ver a las autoridades más preocupadas por el turismo que por reconstruir las viviendas que se quedaron sin tejado», según el mismo testimonio. Es el caso de habitantes de municipios costeros como Encrucijada, Corralillo, Caibarien o Sagua la Grande.

El turismo es la segunda fuente de ingresos de divisas de Cuba, por lo que la devastación de buena parte de las instalaciones es un duro golpe para su economía. A falta de realizar una valoración de los daños materiales, las cadenas hoteleras españolas, como el Grupo Meliá, aseguran que los principales daños se produjeron en Los Cayos, Varadero y La Habana, que motivaron evacuaciones.

Toda la actualidad en portada

comentarios