Ampliación del Prado

John Elliott: «El proyecto de Norman Foster reconoce la importancia histórica del Salón de Reinos»

El gran hispanista británico, patrono del Museo del Prado, se muestra «muy satisfecho con el fallo del jurado»

El hispanista británico John Elliott, durante la conversación que mantuvo con ABC en el hotel Ritz de Madrid - Vídeo: Carolina Mínguez

El hispanista John Elliott (Reading, Reino Unido, 1930) asegura estar «muy satisfecho con el fallo del jurado», que ha confiado a Norman Foster y Carlos Rubio Carvajal la ampliación del Prado con el Salón de Reinos. Patrono del Museo, el historiador asegura que el proyecto elegido «ha logrado hacer lo que esperaba yo desde el principio: la conservación y el reconocimiento de la enorme importancia histórica del Salón de Reinos, como el centro mismo de la vida cultural y cortesana del reinado de Felipe IV».

Según Elliott, el Salón de Reinos «es un lugar precioso para entender bien la historia de España en las últimas décadas de su hegemonía europea» y «gracias al proyecto de Norman Foster existe la posibilidad de colocar en su sitio original los cuadros encargados para el Salón de Reinos en la década de 1630». El hispanista se refiere a «la gran serie de batallas, con ‘La rendición de Breda’, de Velázquez, ‘La recuperación de Bahía de Todos los Santos’, de Maíno, los grandes retratos ecuestres de los reyes Felipe III, Felipe IV y el joven Príncipe Carlos o la serie de la vida de Hércules, de Zurbarán». Elliott recuerda, no obstante, que «todavía queda por determinar el futuro del salón central, y tenemos que pensar mucho en eso». Pero el historiador cree que «tenemos la posibilidad de evocar lo que fue este sitio tan importante en el momento de su construcción».

Mensaje internacional

En los años 80, Elliott y Jonathan Brown (Springfield, Massachusetts, 1939) intentaron reconstruir sobre el papel el estado de «este magnífico edificio en el S.XVII» y ambos están «muy satisfechos con el proyecto de Norman Foster». Este «conjuga el reconocimiento de la importancia histórica del edificio con la modernidad, en sus soluciones a los problemas de exponer obras de arte en el S.XXI».

Se trata, además, de «un mensaje internacional del peso de España en el conjunto de poderes europeos». Y es que, a su juicio, «en este país falta el sentimiento histórico y será una lección para todos, al dar una idea de la enorme importancia histórica de España en esos siglos». En este sentido, Elliott quiere resaltar, también, otra lección «incluso más importante para hoy: van y vienen las guerras, y vienen y pasan los reyes y los hombres de Estado, pero lo que sobrevive a largo plazo son las artes». De ahí la importancia del «mecenazgo privado y del Estado en el mundo actual, y la dedicación de suficientes recursos para la conservación de monumentos y obras de arte y para el estímulo del arte contemporáneo, lo que hizo Felipe IV con Velázquez y los otros artistas encargados de la decoracion del Palacio del Buen Retiro».

El hispanista confía «en la generosidad pública y privada para la realización del magnífico proyecto de Norman Foster para la resurrección de aquella joya de Madrid y de la España del siglo XVII, el Salón de Reinos». Por último, John Elliott valora que el proyecto esté tan «bien relacionado con el entorno» y está convencido de que «la transición va a ser mucho mejor entre este rincón precioso de Madrid y el parque del Buen Retiro». «Si se hace bien, vendrá muchísima gente y será espectacular», remata.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios