Recreación virtual del nuevo edificio, manteniendo la fachada del XIX
Recreación virtual del nuevo edificio, manteniendo la fachada del XIX - FOSTER + PARTNERS/RUBIO ARQUITECTURA

Así es el proyecto de Foster y Rubio Carvajal para la última ampliación del Prado

El Campus del museo (edificios de Villanueva y Moneo, y Casón del Buen Retiro) se cierra con el Salón de Reinos. Se propone la peatonalización del Eje Parque del Retiro-Paseo del Prado

MadridActualizado:

Un premio Pritzker español (Rafael Moneo) firmó la primera gran ampliación del Prado del siglo XXI. Otro Pritzker, en este caso británico (Norman Foster), completará el Campus del Prado con su segunda y última gran ampliación: el Salón de Reinos. Antiguo Museo del Ejército, se construyó hacia 1640 como residencia de descanso de Felipe IV por sugerencia del conde-duque de Olivares. De titularidad estatal, y declarado Bien de Interés Cultural, desde 2015 está adscrito al Prado. Se unirá en este Campus a los edificios de Villanueva y Moneo y al Casón del Buen Retiro. La UTE formada por los estudios de Foster y el arquitecto español Carlos Rubio Carvajal era una de las ocho candidaturas finalistas en el concurso internacional para la rehabilitación arquitectónica y adecuación museística del Salón de Reinos, al que se presentaron 47 proyectos. Han quedado atrás arquitectos de la talla de David Chipperfield, Rem Koolhaas, Eduardo Souto de Moura, Richard Gluckman, Cruz y Ortiz o Nieto y Sobejano.

Norman Foster
Norman Foster - AFP

En un comunicado enviado ayer por su estudio, el arquitecto británico manifestó lo siguiente: «En representación del equipo que dirijo en Foster + Partners, en colaboración con Rubio Arquitectura, quisiera manifestar el honor que para nosotros supone contribuir con esta próxima fase a la expansión del Prado –uno de los museos más relevantes del mundo– El Salón de Reinos, realizado en la década de 1630 por Crescenzi y Carbonel, es uno de los pocos elementos conservados del antiguo palacio y antecede al museo, que abrió sus puertas en 1819. Dos siglos después la transformación y ampliación de este Salón histórico incorporará nuevas salas de exposiciones y espacios públicos vinculados al Prado. La intervención constituirá un nuevo foco urbano para la ciudad de Madrid».