Apartamentos junto a la iglesia de Santa María
Apartamentos junto a la iglesia de Santa María - A. VÁZQUEZ
TURISMO

Apartamentos turísticos, una tendencia que arrasa en Cádiz

En tan solo dos años se han inscrito 45 unidades de alquiler de este tipo en el registro oficial de la Junta de Andalucía que ofrecen 380 plazas desde Alcalá de los Gazules hasta Sanlúcar, Tarifa o la capital

CÁDIZActualizado:

La provincia de Cádiz no escapa a las últimas tendencias turísticas internacionales. Al contrario, forma parte activa en ellas. Igual que el conflicto político y social en Siria está beneficiando a las reservas turísticas en este punto amable del mapa turístico mundial, la implacable ley de la oferta y la demanda se hace notar también aquí en los nuevos modelos de negocio; los apartamentos turísticos.

Desde que se dio por muerto el ladrillazo, los únicos proyectos de alojamientos turísticos que llegan a la Administración andaluza son pequeñas iniciativas privadas. Nada macro complejos turísticos como la fallida Ciudad del Caballo de Montenmedio, ahora se llevan los pequeños apartamentos, muy demandados por familias viajeras.

En el registro oficial de la Junta de Andalucía en Cádiz se han inscrito durante los dos últimos años, desde enero de 2014 hasta el 13 de abril de 2016 45 unidades de alojamiento con estas características, que suponen 380 plazas turísticas. La mayoría de ellas se encuentran en la categoría de dos llaves. Donde más se han registrado ha sido en Cádiz capital, con tres nuevos apartamentos: Boutique de Santa María, en la calle del mismo nombre, donde se encuentran cuatro apartamentos y 12 plazas turísticas; Aires de Cádiz, en calle Columela, con 24 plazas y El Armador Casa Palacio, en calle Ancha, con 27 plazas.

En Arcos de la Frontera y Barbate constan dos nuevos apartamentos turísticos. En la localidad serrana, el Arcos Fairways, en la carretera de Algar, con 12 plazas y el conocido Arcos Golf Villas, ya conocidas en la provincia, con 60 plazas turísticas. En el municipio barbateño son La Atarrraya, con cinco apartamentos que suman diez plazas; y Dunas y Mar Villasen calle Corbeta, con 26 plazas más. En Alcalá, Jerez, Olvera, San Fernando, Sanlúcar de Barrameda y Tarifa han registrado uno en cada municipio en los últimos 24 meses.

Entre todos, los que tienen más encanto son los cuatro vagones de la Vía Verde de la Sierra en Olvera, que ofertan 20 plazas, con piscina, alquiler de bicicletas junto a él y ubicado en plena ruta por la naturaleza. Es cierto que en este registro también aparecen los famosos apartamentos de Bahía Sur, que llevan años funcionando pero que ahora han querido formalizarse de esta manera, igual que las villas de Arcos.

El dato que más llama la atención en la capital es que el Ayuntamiento haya concediera en 2015 cuatro licencias de obra en sendas fincas para transformarlas en unidades de alojamiento turístico, que es como se denomina técnicamente a estos pisos.

Las cuatro licencias concedidas en Cádiz fueron: en calle Rafael de la Viesca, 5; calle Corralón de los Carros, 56;San Nicolás, 7-9; Columela, 7. Entre ellos se encuentran, no sólo viejas fincas rehabilitadas, sino otra oferta algo diferente, como la de la calle San Nicolás, aún en obras, que son viviendas de nueva construcción cuyo mayor encanto se basa en su excepcional ubicación. Este modelo se está dando más en el barrio de La Viña. Mientras que entre plaza Mina, calle Ancha y San Juan de Dios abundan más los alojamientos con encanto.

El equipo de Gobierno municipal ya ha manifestado que apuesta por este tipo de negocios, en contra de grandes establecimientos como los que estaban barajados en Valcárcel o Tiempo Libre. Macroproyectos que no acaban de encontrar solución en un entramado de intereses políticos y económicos, además de burocráticos, muy difíciles de solventar a fecha de hoy.

Repercusiones

La patronal turística defiende también este modelo de desarrollo, aunque no menosprecia tampoco la llegada de grandes inversiones para complejos turísticos. No podría ser de otra manera. Los empresarios no pueden ni deben nadar a contracorriente de la demanda. Así, el presidente de Horeca, Antonio de María, valora el doble beneficio que reportan tanto los apartamentos turísticos como los albergues (otro modelo que florece en la ciudad).

De María asegura que éstos atienden la demanda de un tipo de público determinado, que busca alojarse en edificios con encanto o ubicados en los cascos históricos de las ciudades, a la vez que permiten que se dé uso a propiedades y se genere autoempleo.

Lo cierto es que en la capital gaditana, donde no llegan los inversores y el terreno es limitado estas pequeñas iniciativas «movilizan la oferta, sacándole el máximo partido a lo que tenemos, a la vez que benefician a otros negocios como el hostelero», concluye De María.

Cabe puntualizar que estos son aparatamentos turísticos, algo que no tiene nada que ver ni con los hostels(antes llamadas pensiones con encanto) ni con el alquiler de viviendas vacacionales que es otra parte de la oferta turística en España que ahora se encuentra en regulación. No hay que confundirlo con el decreto que ha publicado la Junta de Andalucía para regular los típicos pisos que se ofertan sólo por temporadas: en invierno para estudiantes y en verano para familias de zonas de interior.