INTOXICACIÓN EN CARNAVAL

Salud eleva a 86 los intoxicados en un restaurante del centro de Cádiz

Sobre el establecimiento clausurado no constaban denuncias previas y se investiga el huevo como origen más probable de una salmonelosis, causante de esta epidemia alimentaria sin precedentes en la capital

Nunca fue tan amarga una resaca de Carnaval. Cádiz ameneció el Lunes de Coros con la noticia del fallecimiento de un joven de 26 años por haber ingerido alimentos en un bar del centro de la ciudad durante el mediodía del sábado. Todas la alarmas ya se habían disparado en el servicio de Alerta Alimentaria de Salud el domingo por la mañana, cuando comenzaron a llegar al hospital Puerta del Mar de Cádiz ciudadanos con diarreas y fuerte dolor abdominal, con lo que parecía ser una intoxicación por salmonelosis.

El protocolo se puso en marcha, se instaló un puesto de emergencia en el hospital de Cádiz y comenzaron a registrar y comprobar cada caso. Hasta este martes, 9 de febrero, el número de afectados asciende a 86 afectados, incluido el fallecido. De los ingresasdos, diez se encuentran en el Puerta del Mar, seis en la Clínica de la Salud, otros seis en la Clínica Asisa de Jerez, dos en San Rafael, uno en San Carlos y otro en el hospital Santa María de El Puerto. De los casos detectados 34 son hombres y 32 mujeres.

Al principio se habló de una treintena de intoxicados pero el número de afectados ha ido en aumento al hacerse pública la noticia en medios digitales de comunicación, lo que ha provocado que decenas de personas que sufrían los síntomas indicados en sus casas ha acudido al centro hospitalario para comprobar que se trataba de una intoxicación alimenticia.

Por edades, los intoxicados son tres menores de 14 años; ocho afectados con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años; treinta, entre los 25 y los 44; 21, entre 45 y 60 años y cuatro a partir de 65 años, según resume el jefe de Salud Pública de la Delegación Provincial de Cádiz, Andrés Rabadán.

Entre los afectados por una posible salmonelosis se encuentran tres menores de 14 años

El dolor abdomninal, la fiebre y la diarrea hacen pensar a los expertos en intoxicaciones alimentarias de la Delegación de Salud que se trata de una salmonelosis, «pero aún hay que esperar a los resultados de las pruebas» que se están realizando tras tomar muestras en el bar clausurado y a los propios pacientes que han ido llegando a los diferentes hospitales.

Hasta ahora se han investigado diferentes alimentos y aún no se puede señalar ninguno con certeza total pero Rabadán ha apuntado que «es muy importante lavar siempre los huevos antes de cocinarlos». Por el momento, se han tomado muestras, que están siendo procesadas a lo largo de la mañana del martes en Cádiz, y que se enviarán al Insituto de Salud Pública de Andalucía.

«El huevo suele ser el mayodormo en estas intoxicaciones», apunta Rabadán, cuyas observaciones también han sido ratificadas por el presidente de la patronal hotelera de Cádiz, Antonio de María, quien consternado por lo ocurrido ha enviado sus condolencias a la familia del fallecido y ha apuntado que: «Puede haberse dado un mala praxis en la manipulación de los alimentos; puede que se hayan usado productos en mal estado; o que los huevos que se usaron para hacer las tortillas vinieran ya caducados».

Rabadán ha querido ser muy cauto al hablar del origen de esta epidemia alimentaria sin precedentes en la capital gaditana y ha señalado como fecha probable para confirmar cuál es la bacteria causante de la infección el próximo lunes 15 de febrero.

Autopsia pendiente

Respecto al fallecido, el Servicio de Salud de la Junta en Cádiz no se va a pronunciar, «la autopsia depende del Juzgado y nosotros no podemos contar nada más». «Cuando el juez decida que puede darnos la información la daremos, si él nos lo permite», ha concluido exactamente el jefe de Salud Pública en Cádiz.

En lo que concierne al bar Grimaldi, ubicado junto al Mercado Central de Cádiz, en el que se ha establecido el foco de la infección, cuyo nombre fue conocido en pocos minutos en la ciudad, el jefe de Salud Pública ha aclarado que «nunca damos el nombre pero ha salido en los medios. Lo cierto es que nos preocupaba que aumentaran los casos y, por precaución, hemos tenido que cerrarlo». apunta Rabadán.

«Cerramos el bar ante el aumento de casos. Más vale tirar dinero que tirar personas», Rabadán

Este medio ha querido saber si sobre el bar constaban denuncias previas en Sanidad pero el responsable de Salud Pública ha negado la existencias de las mismas. «No nos constan denuncias previas en este local. Hacemos inspecciones en establecimientos de nivel de riesgo, normalmente a los de mayor tamaño. Lo que suceda en una empresa es responsabilidad de la empresa. Nosotros controlamos hasta donde podemos», ha aclarado el responsable de la Junta, quien ha añadido que desde que se dio la alerta alimentaria ha habido cuatro técnicos trabajando exclusivamente en esta crisis.

El primer caso se detectó a las tres de la madrugada del domingo y todos los afectados habían ingerido alimento a mediodía del sábado en el Grimaldi, junto al Mercado de Abastos. «El bar se inspeccionó el mismo domigo, sobre la marcha, en plena movida del establecimiento. No quedaban restos de alimentos y se había retirado todo, pero ante el aumento de casos que seguína llegando al hospital, cerramos. Más vale tirar dinero que tirar personas», ha concluido de forma muy gráfica el jefe de Salud Pública de Cádiz.

Para finalizar su intervención, Rabadán ha apuntado que si algún afectado tiene interés en solicitar el informe técnico para una reclamación posterior, «estará a su disposición en cuanto esté finalizado, tanto nuestras conclusiones como nuestro equipo jurídico». Los afectados que quieran reclamar daños y perjuicios deberán acreditar y demostrar que han sufrido una intoxicación por haber ingerido algún alimento en mal estado en el local inspeccionado. Esta aclaración es hace ante el gran número de personas que han llamado interesándose por este asunto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios