Varios socorristas vigilan las playas de Cádiz
Varios socorristas vigilan las playas de Cádiz - F. J.
Playas de Cádiz

¿Son peligrosas las playas de Cádiz?

La AEMET valora las condiciones que se dieron en el mar

CádizActualizado:

Las tres muertes registradas en las playas de Cádiz han hecho saltar las alarmas sobre la peligrosidad de la costa gaditana. Desde hace algunos años, estos episodios se repiten cada verano con numerosos casos tanto de ahogamientos como de rescates por parte de los servicios de socorrismo situados por todo el litoral.

Un ejemplo de ello es el número de muertes que se produjeron durante el verano de 2016, en el que se llegaron a contabilizar hasta 13, frente a la medio docena que se alcanzaron el año inmediatamente anterior. Unas cifras que denotan un aumento de este tipo de casos y que a tenor de las tres muertes registradas el pasado fin de semana, hacen presagiar unas cifras elevadas también este año.

Sin duda, la situación geográfica de la provincia de Cádiz es uno de los condicionantes que le otorgan un plus de peligrosidad a las playas de Cádiz frente a otras costas. De hecho, uno de los aspectos más interesantes del litoral gaditano es que está bañado por dos aguas bien distintas, que al entrar en contacto crean una serie de corrientes considerables en algunas zonas de la costa, especialmente junto al Estrecho de Gibraltar. La confluencia de las aguas del Mediterráneo, más mansas, con las del Océano Atlántico, más bravas, otorgan una fuerza al mar que debe ser tenida en cuenta por cualquier bañista.

Muy carácterístico en la zona es también lo que se conoce como canaletas perpendiculares de agua. Este fenómeno se produce cuando las olas desplazan más agua y el mar crea una serie de ríos internos para restablecer el volumen desplazado. Se crean así unas corrientes de resaca mayores en esas canaletas que pueden comprometer la seguridad del bañista.

Imagen que reproduce las canaletas perpendiculares de agua.
Imagen que reproduce las canaletas perpendiculares de agua.

El viento es también un factor a tener en cuenta en la zona, ya que origina lo que se llama viento de tierra. En la costa gaditana, es el levante el que puede generar apuros y el que lleva, en muchas ocasiones a elevar la bandera amarilla en las playas.

Sin embargo, todas estas circunstancias se pueden agravar con otros condicionantes propios de la playa en la que se encuentre el bañista y de una zona más concreta. De hecho, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), fueron precisamente causas de este tipo y no precisamente del estado general del mar, los que pudieron provocar los sucesos del pasado fin de semana en la costa de Conil y Barbate.

Según las previsiones de la Agencia Meteorológica del pasado 10 de junio, en la zona se iban a registrar vientos de componente E, con fuerza 4 o 5 que podían soplar temporalmente con fuerza 6 en la zona de Trafalgar. También contemplaban marejada a fuerte, marejada y mar de fondo de componente oeste de 1 a 2 metros. En definitiva, una situación habitual en la zona y que no conlleva la necesidad de izar la bandera roja para prohibir el baño. Por este motivo, desde la AEMET concluyen que «todo parece indicar que la existencia de corrientes locales y no el oleaje pudieron ser coadyuvantes al desgraciado suceso», apuntan los expertos de la Agencia.