GTRES | Vídeo: Marlaska califica de desafortunados los comentarios del juez sobre María Sanjuán (ATLAS)

El juez que insultó a una denunciante de malos tratos alega que lo hizo en privado

Cuando terminó la vista contra su exmarido, el juez comentó que María Sanjuán era un «bicho» e «hija de puta». La modelo recusó al magistrado

MadridActualizado:

Un comentario inapropiado, a micrófono abierto y en sede judicial, se ha saldado con la apertura de una investigación por parte del Consejo General del Poder Judicial. La vista por la demanda de divorcio interpuesta por la modelo María Sanjuán contra su expareja, el empresario Josué Reyzábal, ya había terminado cuando el titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid, Francisco Javier Martínez Derqui, se pronunció sobre ella llamándola «bicho» e «hija puta» en una conversación informal. Esas declaraciones, que, según el magistrado se enmarcan en el ámbito privado, han supuesto la incoación de unas diligencias antes de decidir si se abre un expediente disciplinario al juez Derqui. Según ha publicado la Cadena SER este jueves, el juez ha aceptado apartarse del caso.

Al trascender ayer los hechos, que sucedieron el pasado junio, la modelo presentó una queja contra el magistrado ante el CGPJ a través de su abogada Teresa Bueyes por «falta de imparcialidad y animadversión». También considera que hubo prevaricación del magistrado.

En la grabación de la vista se comprueba que el juez se burla de lo mal que va a sentarle a Sanjuán «separarse de sus niños el lunes» y dejárselos a su padre, de acuerdo al régimen de visitas fijado. En esa vista estaba en juego la custodia de dos menores, que en esos momentos tenían solo 21 y 10 meses de vida.

Sin que nadie detuviera la grabación, de la que por error se dio traslado íntegro a las partes, juez, fiscal y letrada de la Administración de Justicia (antes secretaria judicial) participan en una conversación sobre Sanjuán, víctima de violencia de género. En un tono jocoso los tres hablan del caso, sembrando dudas sobre los episodios de ansiedad de la modelo, que, según Efe, tiene una valoración policial de «riesgo extremo» tras dos denuncias por maltrato continuado desde el año 2016.

La maniquí, de 34 años, había alegado que se ausentaba de la vista por encontrarse en el hospital tras haber sufrido una crisis de ansiedad fruto de esa relación de maltrato, lo que también fue objeto de mofa pese a que consta un parte médico por «ataque de pánico» del hospital en cuyas urgencias Sanjuán permaneció unas horas. En un momento dado el juez comenta, en relación al exmarido: «Desde que ha dejado al bicho el otro ha rejuvenecido». «Verás el disgusto que se va a llevar la María Sanjuán cuando vea que el lunes tiene que dar los hijos al padre (…). Y la madre está por la noche en el Sálvame poniéndome de vuelta y media», dice Martínez Derqui. «No sé si está todo preparado por ella», apunta la secretaria judicial». «Sí, qué hija puta», apostilla el togado.

Recusación y sanción

Sanjuán recusó al juez ante la Sección 26 de la Audiencia Provincial de Madrid. Al margen del resultado, que se podría demorar unos meses, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Martínez Derqui se enfrenta, además, a una sanción disciplinaria, lo que corresponde decidir al órgano de gobierno de los jueces. La Ley Orgánica del Poder Judicial castiga en su artículo 536 «la falta de consideración con los superiores, iguales o subordinados, así como con los profesionales o ciudadanos». Es en este precepto en el que cabría enmarcar, en su caso, la actuación del magistrado. Esta desconsideración -la víctima no estaba delante- se castiga como falta leve o grave, lo que puede ir desde un apercibimiento a una multa de 500 euros. En todo caso, pasarán unas semanas hasta que el promotor de la acción disciplinaria del Consejo del Poder Judicial decida si, en base a las alegaciones que el afectado presente, archiva sus diligencias informativas o si propone una sanción.

Sin prejuzgar el fondo de la cuestión -la investigación acaba de arrancar- fuentes jurídicas señalaron a ABC que se trata de un caso peculiar por cuanto los comentarios del juez se produjeron en el ámbito privado y nunca tuvieron que ser grabados, pues eran ajenos a la función jurisdiccional. «Por error se dio traslado de un acto judicial en el que una parte de la grabación no corresponde a tal acto, sino a una conversación privada como las que tienen todos los jueces y fiscales a diario», indican.

Tras conocer el caso, el ministro del Interior, el también juez Fernando Grande-Marlaska, dijo sentir «una profunda tristeza y rabia interior por unas palabras que, aunque sean en un ámbito privado», solo puede «calificar de desafortunadas», señaló.

«El cuchillito»

Por su parte, la letrada Teresa Bueyes manifestó que la modelo tuvo que encarar otros enunciados despreciativos, como cuando comentó que Sanjuán tenía miedo a su exmarido porque «encontró un cuchillo en su domicilio». «Hay un cuchillito que le da miedito a la señora», dijo el juez, según el relato de Bueyes.

Entretanto, la modelo aseguró ayer que se encuentra «asustada y preocupada» tras tracender su denuncia, porque este fin de semana sus hijos estarán en casa de su progenitor. Sanjuán teme las represalias, aunque se muestra agradecida en sus redes sociales por el apoyo recibido al conocerse la causa que le enfrenta con el reconocido empresario, perteneciente a la familia Reyzábal, propietaria de múltiples locales de entretenimiento.

La modelo denunció el pasado enero a Reyzábal tras siete años de convivencia en común y poco después de dar a luz a su segundo hijo, una niña. El hombre declaró y fue puesto en libertad. Tras una segunda denuncia por maltrato, otra juez del Juzgado número 3 de Madrid dictó una orden de alejamiento, que revocó la Audiencia Provincial.