Los sorprendentes resultados de una empresa que ha aplicado la semana laboral de 4 días

Una compañía neozelandesa redujo la semana durante dos meses. A cambio se disparó el compromiso de los empleados y la productividad se mantuvo

Actualizado:

«Trabaje cuatro días y cobre cinco». Este fue el lema que durante dos meses (marzo y abril) vieron y probaron los 240 empleados de una compañía neozelandesa, Perpetual Guardian, dedicada a la administración de fideicomisos, testamentos y planificación patrimonial. Ahora, tras haber analizado los datos, la conclusión es clara: el compromiso de los empleados mejoró, los niveles de estrés bajaron y la productividad se mantuvo.

El fundador de la empresa propuso la idea para facilitar el equilibrio entre la vida laboral y personal de sus empleados y ayudarlos a concentrarse en el negocio mientras estuvieran en la oficina, informa «New Zealand Herald». Además, propuso que un equipo de investigadores de la Universidad de Auckland supervisara la prueba para analizar el impacto en la plantilla.

Si antes de aplicar la reducción de la semana laboral, un 54% de los empleados estaba satisfecho con la relación existente entre su vida laboral y privada, esa cifra aumentó al 78% durante la prueba. Además, los niveles de estrés del personal disminuyeron en un 7% en general como resultado de la prueba, mientras que la estimulación, el compromiso y una sensación de empoderamiento en el trabajo mejoraron significativamente, con una satisfacción general de vida que aumentó en un 5%.

La dedicación de los trabajadores pasó del 68 al 88 por ciento; su estimulación pasó del 66 al 84 por ciento y su sensación de empoderamiento subió del 68 al 86 por ciento.

«Lo que hemos visto es un aumento masivo en el compromiso y la satisfacción del personal sobre el trabajo que realizan, un aumento masivo en la intención del personal de continuar trabajando con la compañía y no hemos visto una caída en la productividad», dijo Barnes.

Ahora el empresario llevará los resultados del ensayo a la junta directiva para abrir un debate sobre cómo una semana de trabajo de cuatro días podría implementarse a largo plazo en su compañía.