Efectos del huracán Florence, tras su paso por Carolina del Norte (EE.UU.)
Efectos del huracán Florence, tras su paso por Carolina del Norte (EE.UU.) - AFP

El océano alcanzó temperaturas de récord en 2018

Los desastres naturales afectaron a 62 millones de personas el año pasado, según el informe anual que elabora la Organización Meteorológica Mundial

GinebraActualizado:

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtió en su informe anual sobre el estado mundial del clima en 2018, publicado este jueves en Ginebra, sobre las dramáticas consecuencias del calentamiento global que ha dejado, en los últimos cuatro años, importantes huellas físicas e impactos socioeconómicos en el planeta, algunos irreversibles.

Los últimos cuatro años han sido los más calurosos desde que existen registros meteorológicos, a finales del siglo XIX. Además, los veinte años más cálidos de todos los tiempos se encuentran entre los últimos veintidós años. Esta tendencia se acentuará, según el informe de la OMM, y el número de personas afectadas por las olas de calor no cesará de aumentar.

Entre los años 2010 y 2016, unos 125 millones de personas resultaron afectadas por las temperaturas extremas. A partir de ahora, la OMM prevé que la intensidad y la duración de estos episodios aumente y tenga como consecuencia una considerable disminución de la calidad del aire en las grandes ciudades donde ser registrarán niveles récords de contaminación.

El informe afirma que «las pruebas del cambio climático son rotundas, ocasionando entre 2015 y 2018 un aumento evidente del nivel del mar y unos índices de temperatura, tanto en la tierra como en los océanos, extremadamente elevados originando consecuencias como la reducción visible de los cascos polares y la disminución del tamaño de los glaciares».

Las señales de alarma se multiplican. Los niveles de dióxido de carbono, principales responsables de los gases de efecto invernadero, aumentaron de manera significativa entre 1999 y 2017, pasando de 357,0 a 405.5 partes por millón (ppm) y se prevé que, durante el período 2018 y 2019, se batan nuevos récords, observó la OMM.

Desastres de 2018

Cada vez hay más pruebas de que el cambio climático es una realidad y expertos u organismos especializados de Naciones Unidas (ONU) aumentan los llamamientos sobre sus consecuencias en la salud, en el bienestar de las personas y en su influencia sobre los fenómenos migratorios o la seguridad alimentaria.

De acuerdo con la OMM, en 2018 los desastres naturales afectaron a unos 62 millones de personas siendo las inundaciones las que causaron el mayor número de víctimas, 35 millones de afectados. Destacan las consecuencias devastadoras de los huracanes Florence y Michael, que provocaron unos 49.000 millones de dólares en daños y un centenar de muertos.

En el continente europeo, Japón y Estados Unidos se contabilizaron unos 1600 muertos a causa de las intensas olas de calor que se sucedieron durante 2018 las cuales causaron daños materiales y económicos sin precedentes, por valor de más de 24.000 millones de dólares únicamente en Norteamérica, según el estudio.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, calificó las informaciones publicadas, en el estado mundial del clima 2018, de inquietantes. «Los cuatro últimos años han sido los más cálidos de la historia de la meteorología y la temperatura media mundial de la superficie del planeta se mantuvo 1° centígrado por encima del valor de referencia de la era preindustrial».

Guterres, que presidirá la próxima Cumbre Mundial sobre el Clima que tendrá lugar el próximo 23 de septiembre de 2019, advirtió que el cambio climático podría impedir la realización de los objetivos de la ONU sobre desarrollo sostenible entre ellos la lucha contra la malnutrición y por la seguridad alimentaria.

Agricultura

La vulnerabilidad de la agricultura frente a los fenómenos climáticos extremos es la causa del aumento del hambre en el mundo. De acuerdo con cifras facilitadas por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el número de personas malnutridas en 2017 alcanzó 821 millones, principalemente por el fenómeno climático El Niño.

Por su parte la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), añadió que de los 17,7 millones de desplazados internos contabilizados en septiembre de 2018, más de dos millones de personas habían huído de sus hogares por motivo de desastre natural o de fenómeno meteorológico extremo.

Según el informe, las consecuencias más destacadas del cambio climático en el mar fueron las altas temperaturas registradas durante 2018 en los fondos marinos, hasta 700 metros de produndidad, debido principalmente a que el 90% de la energía provocada por los gases de efecto invernadero termina en los océanos.

Los científicos constataron que la subida del nivel del mar se acelera. En 2018, el promedio del nivel del mar, a nivel mundial, batió nuevos récords y se mantuvo a 3,7 milímetros más alto, que en 2017, por el deshielo de glaciares y cascos polares. También se ha comprobado que el nivel de acidificación de los océanos que afecta a corales y moluscos se acentúa.