Temporal marítimo en la costa cántabra
Temporal marítimo en la costa cántabra - EFE

Las inundaciones costeras en 2100 afectarán a casi cuatro millones de europeos

Un estudio advierte que Europa debe mejorar su protección en la costa para evitar daños de hasta 960.000 millones en daños

MadridActualizado:

No solo será el aumento del nivel del mar, sino también las mareas, marejadas y fuertes olas las que causarán estragos en las costas europeas. El cambio climático y el creciente desarrollo urbanístico en el litoral están conduciendo a un aumento muy rápido del riesgo de inundaciones costeras en el continente, según advierte un estudio publicado ayer en «Nature Climate Change». El trabajo, en el que se han incluido estos fenómenos adversos en los escenarios de riesgo, contempla que para final de siglo la población expuesta anualmente a estos desastres podría pasar de los 102.000 europeos estimados ahora, a los 3,65 millones en el peor de los casos. Y el coste para las arcas de reparar sus estragos pasaría de 1.250 millones de euros hasta los 961.000 millones de euros.

«Las estructuras de defensa contra inundaciones deben instalarse o reforzarse para resistir los aumentos de los niveles extremos del mar, que oscilan entre los 0,5 metros a los 2,5», asegura el estudio liderado por el oceanógrafo Michalis I. Vousdoukas, que recuerda que Europa tiene 100.000 kilómetros de litoral, muchos de ellos densamente poblados. «Con seguridad la protección actual no es suficiente», explica el investigador a ABC por email.

Investigaciones previas habían estudiado el peligro de las inundaciones de forma genérica por el cambio climático, pero no habían tenido en cuenta las mareas, las olas, ni los patrones de inundación locales. Además, el estudio también ha incluido el posible desarrollo socioeconómico de los países europeos. «Ahora, al incluir el aumento extremo del nivel del mar, Vousdoukas y sus colegas se han dado cuenta de que los riesgos aumentarían mucho más rápido de lo esperado», explica en otro artículo el investigador Laurens M. Bouwmer, que no ha participado en el estudio.

Impacto en España

En función de los diferentes escenarios de emisiones de gases de efecto invernadero y socioeconómicos, en España el daño anual esperado variará entre los 700 y los 2.800 millones para 2050 y entre 3.300 millones hasta 50.000 millones para 2100. En cuanto a la población, habrá entre 61.000 y 94.000 españoles afectados anualmente por las inundaciones costeras en 2050; y entre 122.000 y 322.000 para 2100.

Sin embargo, España no es el país peor parado en el estudio. Según la investigación, Reino Unido, Francia y Noruega sufrirán el mayor incremento absoluto en los daños materiales y en la cantidad de población expuesta a estas inundaciones para final de siglo. Sin embargo, el estudio también advierte de que, en general, para 2050 las medidas de protección deberán resistir de promedio un incremento de entre 45-54 cm en el nivel del mar y hasta un metro o más hacia final de siglo. «En algunos tramos costeros bajos, el aumento requerido del nivel de protección puede alcanzar dos metros o más, por ejemplo, a lo largo de las costas de Bélgica, Alemania, Portugal y los Países Bajos», dice la publicación, que también reconoce que la adaptación ya está en curso en varios países. «Aumentar el nivel de protección parece ser una respuesta probable, y se puede hacer de manera económica en muchos lugares, dados los grandes beneficios potenciales», explica Bouwmer.

¿Por qué Francia o Italia están más expuestos que España? «Depende del acoplamiento de diferentes factores: la exposición de los activos, la intensidad de las tormentas costeras, la protección y el terreno (un terreno más inclinado significa más inundaciones). Francia (como el Reino Unido) está expuesta al Atlántico, lo que significa marea alta y condiciones intensas de olas y marejadas, por lo tanto, más presión», explica Vousdoukas. En el caso de Italia, «es un país relativamente rico con un desarrollo sustancial y una densidad de población cerca de la costa».

Precipitaciones extremas

Otro estudio publicado el domingo en «Nature Communications» concluye por su parte que el riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra por precipitaciones extremas se reduciría entre un 20 y un 40% si el calentamiento del planeta baja medio grado de temperatura. «A medida que el clima se calienta, se prevé que aumenten tanto el estado como la variabilidad de las precipitaciones extremas, provocando eventos extremos más intensos y peligrosos», apunta Tianjun Zhou, autor principal del estudio, quien añade: «Limitar el calentamiento global a 1,5ºC en comparación con 2º reduciría la exposición regional y poblacional».