Christian, doctor en Biología, denuncia el caso de su madre
Christian, doctor en Biología, denuncia el caso de su madre - RAMÓN L. PÉREZ

Hablan tres afectados por «la receta de la lejía: «A mi madre le salieron úlceras en los ojos»

ABC entrevista a pacientes y familiares de pacientes a los que se prescribió la llamada Solución Mineral Milagrosa (MMS)

Actualizado:

Tres afectados por la receta de lejía para curar el autismo y el cáncer hablan para ABC:

123
  1. «La falsa cura para mi hijo me ha costado 4.000 euros»

    José Carlos Mélida, con su hijo
    José Carlos Mélida, con su hijo - ABC

    La vida de José Carlos Mélida, ex trabajador de la ONCE de 52 años, natural de Huelva, no ha sido fácil. Su mujer padece fibromialgia, él tiene un 80 por ciento de discapacidad y no trabaja, uno de sus hijos fue diagnosticado autista a los dos años, y el otro padece un retraso madurativo. El MMS ha complicado aún más su calvario. Desesperado en busca de una solución para su hijo autista, Mélida se puso, sin saberlo, en manos de los curanderos de la lejía. Su hijo estuvo cinco meses tomando el «falso producto milagroso».

    ¿Cómo llegó al MMS?

    Estaba cansado de ir de consulta en consulta cuando di con una doctora en Barcelona que me habló de un tratamiento milagroso. Debía realizar una análitica a mi hijo para detectar los metales pesados de su cuerpo y luego seguir una dieta con suplementos alimenticios. Lo descarté por caro y porque no podía ir a Barcelona con regularidad. Después acudí a un endocrino de Huelva y él me dirigió a una tienda de dietética donde había una bióloga de la alimentación, que me recomendó el MMS. Era la hija del endocrino

    ¿Qué le hizo a su hijo?

    Le hizo una analítica y dijo que tenía en su organismo muchas bacterías. y metales pesados. Después, le recomendó una dieta con suplementos, entre ellos el MMS.

    ¿Cuánto le ha costado poner a su hijo en manos de estas personas?

    La falsa cura para mi hijo (analíticas, dietas, complementos) me ha costado unos 4.000 euros.

  2. «Me dijo que con una limpieza de colon y dieta curaría mi cáncer»

    Eva N. M., onubense de 42 años, padece cáncer de mama
    Eva N. M., onubense de 42 años, padece cáncer de mama - ABC

    A Eva N. M. (prefiere dar solo las iniciales de su apellido) le aconsejaron tratar su cáncer de mama con la milagrosa lejía diluida -Solución Mineral Milagrosa (MMS)-. Cuando hace cuatro años le diagnosticaron la enfermedad, esta onubense de 42 años, que también padece Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM), buscó una alternativa a la medicina convencional. Se informó a través de las redes y topó con una supuesta bióloga molecular, que le aconsejó que se realizara una analítica y una limpieza de colon. Después salió en escena el MMS. Eva no llegó a tomarlo porque consultó con un médico de Huelva y le advirtió de los riesgos del tratamiento.

    ¿Por qué buscó solución en la medicina alternativa?

    Cuando te diagnostican cáncer te asustas y buscas desesperadamente respuestas. Yo me informé de muchas terapias y dí con ésta. La apoyaba, supuestamente, una bióloga molecular. Pensé, por probar no pasa nada. Cómo iba a pensar que una persona supuestamente tan formada me iba a timar.

    ¿Qué le aconsejó?

    Me hizo una analítica y detectó, según me explicó, cuatro parásitos en mi organismo. Que debía depurar con una limpieza de colon y una dieta con complementos alimentarios, entre ellos el MMS.

    ¿Qué pensó al conocer el resultado del análisis?

    Me pareció surrealista que el diagnóstico fuera que tenía cuatro parásitos en mi organismo. Consulté con un médico de verdad que me dijo que ni se me ocurriera seguir ese tratamiento, que mi enfermedad era muy seria. Gracias a él no llegué a tomarlo. Por desgracia, muchas personas con enfermedades graves sí acaban atrapadas en las redes de estos embaucadores.

  3. «A mi madre le produjo úlceras en los ojos, diarrea y vómitos»

    Christian Constán, doctor en Biología, denuncia el caso de su madre
    Christian Constán, doctor en Biología, denuncia el caso de su madre - RAMÓN L. PÉREZ

    Christian Constán, doctor en Biología de 37 años y natural de Granada, fue un visionario cuando en 2014 advirtió a las asociaciones españolas de afectados de autismo y de cáncer de que «eran pasto fácil para los curanderos de la Solución Mineral Milagrosa (MMS)»-. Su madre, María José, enferma de artritis reumatoide severa, lo tomó hace cuatro años sin consultarle y sufrió sus efectos (úlceras en los ojos, vómitos, náuseas, diarrea...). Ahora, Christian, que denunció a los que aconsejaron el producto a su madre, pide a las autoridades sanitarias que «aúnen fuerzas para detener a estos embauca- dores que hacen negocio a costa del sufrimiento de las familias».

    ¿Cuándo te enteraste de que tu madre estaba tomando MMS?

    Se dio cuenta mi esposa cuando descubrió en el coche una botella de agua con líquido amarillento-verdoso. Le preguntamos a mi madre qué era y nos explicó que le aconsejaron que tomara esto para curar su artritis y lo compró en un herbolario. Llevamos el producto a analizar y vimos que lo que estaba tomando era un derivado de la lejía. Entonces entendimos sus síntomas.

    ¿Qué efectos le produjo el MMS?

    Empezó con sequedad de piel y sensación de mareo. Luego tuvo úlceras en los ojos, vómitos, diarrea, náuseas constantes e incluso se quedó ronca.

    ¿Ella no había oído hablar del MMS nunca?

    Eso ocurrió hace cuatro años y aún no había estallado la polémica sobre este falso medicamento. Mi madre estaba desesperada por el dolor y las inyecciones y le vendieron sus supuestas bondades. Se aprovechan de la vulnerabilidad de los enfermos que buscan una salida a su situación.

    ¿Quién le habló del producto?

    Lo conoció a través de Andreas Kalcker, un médico alemán -al menos es lo que él pone en el currículo- que es uno de los principales promotores del producto y Enric Cerqueda, un curandero que trabaja con Josep Pàmies en Lleida. Contactó con ellos por Internet y ellos le convencieron y dirigieron al herbolario.

    ¿Qué hizo su madre al saber que le habían recomendado un producto ilegal desde 2010?

    Se preocupó y se enfadó mucho. Escribió a los que le habían aconsejado el producto para pedirles explicaciones. «¿Por qué me habéis vendido algo prohibido?», les dijo.

    ¿Usted les denunció?

    Por supuesto. Tomé muestras del producto que tomaba mi madre y lo llevé a analizar. Después llevé a juicio a los que le habían recomendado el producto, Enric Cerqueda, Andreas Kalcker y Dolores Unzu.

    ¿Qué pasó?

    Les juzgaron en Granada y, desgraciadamente, les absolvieron en base a la presunción de inocencia. No pudimos demostrar que se habían lucrado con la venta del producto que aconsejaban. Son como una secta y actúan como tal.

    ¿Vio que los afectados de autismo eran vulnerables a la acción de estos curanderos?

    Efectivamente. Envié un escrito a la Asociación Autismo España y también a la Aociación Española de la Lucha contra el Cáncer advirtiéndoles de que documentándome para denunciar el caso de mi madre había visto muchos casos de familias con hijos autistas o con cáncer que estaban en los chats de estos curanderos. Por desgracia, se está viendo que sí eran pasto fácil.