Imagen de un coche quemado por el incendio - AFP / Vídeo: Grecia intenta volver a la normalidad tras los incendios que han costado más de 90 vidas

El Gobierno griego se desdice y cree que los incendios no fueron provocados

Un cable del tendido eléctrico de la zona explotó y se inició el foco principal

Corresponsal de AtenasActualizado:

La tragedia de los incendios sigue centrando la atención de la opinión pública en Grecia y más aún cuando, según los medios, no hay confirmación alguna de que los incendios fueran provocados, como mantenía el Gobierno. Los pequeños explosivos encontrados en la montaña parece que habían sido utilizados con anterioridad y la policía helena ya ha descubierto a una persona que, imprudentemente, había empezado a quemar hierbas secas durante la tarde del lunes, algo totalmente prohibido y que inició al menos uno de los focos.

Dimitris Stergiu, alcalde de Pendeli, zona en la que está el monte donde comenzó el fuego, ha afirmado que ha encontrado el foco inicial: un cable cortado de la fase más antigua del tendido de la zona, que explotó y provocó mucha llama. Falta mucho por investigar por los especialistas de los bomberos, pero el Gobierno podría perder credibilidad ante los hechos. Y lo que no convence a la opinión pública es la teoría de una posible conspiración para desestabilizar al país, semanas antes de su salida del programa de ajustes y reformas impuesto por los acreedores.

El balance, según el diario Kathimerini, es desolador: 91 muertos, 51 heridos aún en el hospital, 28 desaparecidos, 2.488 casas quemadas, miles de hectáreas convertidas en ceniza y 380 vehículos destruidos. Y sin dimisiones: solo el ministro de Protección del Ciudadano afirmó haberla presentado ante el líder radical, que no la aceptó. Y eso que el ministro de Marina, Panayotis Kuruklis, ha admitido públicamente ahora que cuando se informó al gobierno que había muertos en Mati, al final de la tarde del lunes, no se le dio la suficiente importancia a esta información. Lo ha dicho porque el jefe de los Cuerpos Especiales del Ejército y el secretario general de los Guardias Especiales (dependientes de la policía) han hecho público que los ministros responsables habían sido informados, antes del anochecer, que había ya muertos en Mati.

Antes de medianoche, la televisión mostraba a Tsipras, que había regresado precipitadamente de Bosnia, en una reunión de coordinación con sus colaboradores. En este encuentro no se mencionaban ni muertos ni heridos, cuando ya se tenía información de que había fallecidos y gente en el mar.

Tras los fuegos, hubo tormentas e inundaciones, demostrando de nuevo lo que muchos catedráticos universitarios y otros expertos han señalado estos días. Consideran que es el resultado de la falta de un buen plan urbanístico y la ausencia de una reacción estatal eficaz, en situaciones extraordinarias puntuales.

En Ática, poblaciones muy cercanas a Atenas se vieron inundadas (Kókino Milo, Marusi, Kamateró), y tuvieron que cerrar durante horas estaciones céntricas de metro y el servicio de bomberos atendió centenares de llamadas de ayuda. Pisos bajos y sótanos se llenaron de agua, los vehículos flotan… pero al menos no se han registrado heridos. Protección civil mandó un aviso urgentísimo a los medios de comunicación solicitando a los ciudadanos prudencia en sus desplazamientos a pie o con vehículos, evitar circular cerca de grandes árboles, de torrentes y de la costa.

La oposición critica ahora abiertamente al Gobierno y a la mala gestión de esta tragedia, además de la falta de dimisiones. Pero la realidad política la refleja un diputado radical, Yorgos Kiritsis, quién afirmó por radio que «en todos lados siempre hay responsabilidades y las responsabilidades siempre recaen sobre el Gobierno en el poder», añadiendo que en la cultura griega el dimitir no existe.

«Avergonzado»

Durante días no dimitió ningún ministro ni altos cargos de protección civil. Los que si han dimitido son dos concejales del Ayuntamiento de Maratón. Su alcalde, Ilias Psinákis, un conocido empresario relacionado con el mundo de la fama, estuvo desaparecido la noche de los violentos incendios. Sí dimitieron la vicealcalde y concejal de Educación, Dimitra Lambáru, admitiendo sentirse «realmente avergonzada por todos aquellos que están en puestos de responsabilidad» y acusó a Ilias Psinakis, de no estar a la altura de las circunstancias y ser arrogante. Le seguirá hoy el concejal de Obras Públicas, Vasilis Tsúbras, y el también edil Aspasía Papá.