El bajo nivel educativo se hereda de padres a hijos en más de la mitad de los casos

El 55 por ciento de los hijos cuyos padres tienen un bajo nivel educativo se quedan rezagados y tampoco acceden a la educación secundaria superior, advierte un nuevo informe de la OCDE

Actualizado:

La OCDE ha publicado un nuevo informe, «Education at a Glance 2018» en el que se hace una profunda evaluación del estado de la educación de 36 países centrándose, en esta edición, en la equidad.

«El origen social sigue siendo un factor determinante en la participación de las personas en la educación y el aprendizaje, así como en los resultados económicos y sociales», apunta el informe.

El informe señala que los niños sin padres con educación terciaria tienen menos probabilidades de formar parte de los programas de educación y cuidado de la primera infancia. Aunque el desarrollo cognitivo de un niño comienza mucho antes de alcanzar la edad escolar, los gobiernos destinan una parte inferior del dinero público en este nivel comparada con la inversión realizada en la educación superior, señala el estudio.

La OCDE advierte de que los niños que provienen de entornos desfavorecidos también tienen menos probabilidades de acceder a la educación superior. Y, al mismo tiempo, la OCDE recuerda que la educación superior «hoy importa más que nunca».

España, según apunta el informe, no parece ser una excepción al problema de la falta de ascenso social educativo de padres a hijos. De hecho, el 55 por ciento de los hijos cuyos padres tienen un bajo nivel educativo se quedan rezagados y tampoco acceden a la educación secundaria superior.

Esto también se refleja en el alto porcentaje de población adulta joven española de 25 a 34 años que no tiene ni Bachillerato: «En España, es del 34 por ciento, mientras que la media de la OCDE es 15 por ciento».

«Ninis»

En España, la cifra de 'ninis', jóvenes que ni estudian ni trabajan, también supera a la media de la OCDE. En 2017, uno de cada cinco jóvenes españoles de entre 18 y 24 años no tenía empleo ni estudiaba, un 20,9% frente al 14,5% de media del resto de países.

Diferencias entre hombres y mujeres

Al igual que en la mayoría de países, la OCDE apunta que los hombres corren un mayor riesgo que las mujeres de no alcanzar una titulación de educación secundaria superior. En España, esta brecha de género, de 11 puntos porcentuales es la segunda más alta de los países de la OCDE tras Portugal, con 14 puntos.

OCDE/ABC
OCDE/ABC

La OCDE también advierte de las diferencias de género. Así, los niños tienen más probabilidades que las niñas de repetir un grado, abandonar la escuela y no obtener una educación terciaria. Sin embargo, a pesar de su mejor desempeño en la escuela, las mujeres todavía tienen peores resultados de empleo y de ingresos. El informe señala que es menos probable que las mujeres se inscriban y se gradúen en áreas de altos salarios en el nivel terciario. Por ejemplo, aunque las habilidades de ingeniería son muy demandadas en la actualidad, solo el 6% de las mujeres graduadas completan un grado de ingeniería en comparación con el 25% de los hombres.

El sesgo entre hombres y mujeres también lo sufre España: solo hay un 8% de mujeres entre los graduados de programas de formación profesional en ingeniería, producción industrial y construcción (la media de la OCDE es 11%), mientras que el 77% de los graduados en áreas como salud y servicios sociales son mujeres.

Sin embargo, la brecha salarial entre hombres y mujeres con estudios universitarios es la sexta más baja de la OCDE y, además, el informe señala que las diferencias de sueldo por género se reducen en los niveles educativos más altos. Mientras que en 2016 a las mujeres de 25 a 64 años que no han hecho más que la ESO se les pagó un promedio del 78% de los ingresos de los hombres (similar a la media de la OCDE), la cifra sube al 81% para las mujeres con educación universitaria (media de la OCDE: 74%). Sin embargo, en 2005 el porcentaje era del 83%.

En cuanto a las cifras generales de empleo, el informe revela que el porcentaje de titulados universitarios españoles con empleo, un 77%, es inferior a la media (84%), pero es «notablemente superior» a la tasa de empleo de aquellos que no tienen una titulación de educación secundaria superior como bachillerato, que se sitúa en el 61%.

Matriculación en educación infantil

España encabeza las tasas de matriculación en la primera infancia. El informe señala que el 96% de los niños de 3 años están escolarizados, mientras que la media de la OCDE es del 76%. Además, nuestro país «muestra un alto nivel de igualdad interregional al no registrar prácticamente ninguna variación entre regiones en las tasas de matriculación de niños de 3 años».

Sin embargo, el informe también advierte de que España presenta la cifra más alta de alumnos repetidores de la ESO de todos los países de la OCDE, con un 11%, frente a la media del 2% de los países de la OCDE. La mayoría de ellos (60%) son chicos.

«Una proporción tan alta de alumnos repetidores implica unos costes considerables, teniendo en cuenta que en 2015 el gasto por alumno en la ESO en España era de 8.800 dólares», advierte la OCDE.

Menos gasto en educación

Otra mala noticia es que el gasto español en educación es menor que el de la OCDE. En nuestro país es del 4% respecto a su PIB mientras que la media de los países de la OCDE es del 4,5%. Además, el gasto por alumno en España se ha reducido entre 2010 y 2015 un 11% en educación primaria y secundaria, y un 13% en educación superior.

Así, el gasto público de España por niveles educativos es inferior a los promedios de la OCDE en los niveles de primaria y secundaria, (no alcanza el 2,7% mientras en la OCDE asciende al 3%), como en educación superior, donde en España representa el 0,8% del PIB, mientras la media de la OCDE es del 1%.

El descenso del gasto educativo en España entre los años 2010 y 2015 coincidió además con un aumento del número de estudiantes en todos los niveles de enseñanza. En 2015, el gasto por estudiante de educación primaria y secundaria en España era del 89% de lo que se destinaba cinco años antes, mientras ese gasto por alumno aumentó, durante el mismo periodo, un 5% en los países de la OCDE.

En las enseñanzas superiores, el gasto español por estudiante en 2015 era el 87% de lo que se gastaba en 2015. En ese mismo lustro, la media de gasto por alumno en los países de la OCDE aumentó un 12%.

Salario de los profesores

Respecto al salario de los profesores, el informe señala que son inicialmente altos pero crecen despacio a medida que aumenta la experiencia profesional. «Después de 15 años de experiencia profesional, los salarios de los profesores españoles de Secundaria solo aumentan un 15% comparado con un 39% en los países de la OCDE».

El salario inicial de los profesores de secundaria es de 43.600 dólares, una cifra superior a la media de los países de la OCDE (33.100 dólares para los de la ESO y 34.500 dólares para el equivalente al Bachillerato).

Sin embargo, el informe advierte de que después de 15 años de experiencia profesional, los salarios de los profesores españoles de secundaria solo aumentan un 15% comparado con el 39% de los países de la OCDE; aun así, continúan estando por encima de la media.

Menos alumnos en la FP

El estudio también ha recalcado el menor porcentaje de alumnos en Formación Profesional (FP), con un 35% frente al 48% de media europea y al 44% de la OCDE.