'Mycobacterium tuberculosis'
'Mycobacterium tuberculosis' - ARCHIVO
TUBERCULOSIS

Desarrollada una prueba para identificar rápidamente las infecciones de tuberculosis en todo el mundo

La nueva prueba requiere de unas pocas horas, que no días o semanas, para detectar rápidamente las infecciones por la micobacteria de la tuberculosis

MADRIDActualizado:

La tuberculosis tiene una historia larga y mortal, con estimaciones que indican que puede haber matado a más personas que cualquier otro patógeno bacteriano. Los estudios han descubierto que su impacto sobre los seres humanos se remonta a fechas tan remotas como el año 8.000 a.C., y las estimaciones sugieren que podría haber matado a mil millones de personas solo en los últimos dos siglos. Y ahora, un equipo de investigadores dirigidos por Tony Hu, de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe (EE.UU.), parece haber diseñado una prueba para poder, por fin, identificar rápidamente las infecciones de tuberculosis en todo el mundo.

Como explica Tony Hu, director de esta investigación publicada en la revista « Proceedings of the National Academy of Sciences», «en las pruebas de tuberculosis actuales de primera línea, las únicas formas de diagnosticar la tuberculosis son en el esputo expectorado, las pruebas de cultivo de sangre, las biopsias invasivas de pulmón y linfa, o los grifos espinales. Los resultados pueden dar falsos negativos y estas pruebas son más limitadas porque puede llevar días o semanas obtener los resultados».

Casi dos millones de muertes anuales

A pesar de los 6.600 millones de dólares estadounidenses destinados a los esfuerzos internacionales para la prevención y atención de la tuberculosis, la enfermedad sigue suponiendo una amenaza muy importante para la salud humana, en particular para los países en vía de desarrollo y las personas con infecciones por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Para empeorar las cosas, las bacterias de la tuberculosis pueden estar latentes en el tejido pulmonar de una persona, a menudo durante décadas, antes de producir espontáneamente una enfermedad que luego puede propagarse a otras personas. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hasta un tercio de la población mundial actual puede tener tales infecciones de tuberculosis latentes.

Nuestra prueba facilitará un mejor tratamiento de las infecciones de tuberculosis en todo el mundo
Tony Hu

Se calcula que, aún a día de hoy, en torno a 10 millones de personas de todo el mundo desarrollan la tuberculosis cada año. Y asimismo, que solo en 2016 la enfermedad fue responsable de la muerte de casi dos millones de personas. Y si bien el tratamiento de la tuberculosis ha evitado casi 50 millones de muertes entre 2000 y 2015, la enfermedad sigue siendo una epidemia mundial debido a la falta de una vacuna eficaz, al aumento de las cepas resistentes a los fármacos y a los resultados relativamente bajos de los diagnósticos disponibles.

La propia OMS reconoce que la falta de una prueba sencilla para detectar rápidamente a las personas susceptibles de desarrollar la tuberculosis supone el principal obstáculo tecnológico necesario para superar la enfermedad. Y en este contexto, la nueva prueba de basada en la sangre descrita en este nuevo estudio no solo supera en efectividad a todas las disponibles en el mercado, sino que solo requiere unas pocas horas en completarse.

Como refieren los autores, «el corto plazo de tiempo necesario para obtener los resultados es importante, ya que el control efectivo de la tuberculosis requiere que los pacientes inicien el tratamiento tan pronto como sea posible para reducir el riesgo de propagación de la enfermedad. Además, esta prueba también es prometedora para la evaluación rápida del tratamiento, un factor relevante para reducir el desarrollo y la propagación de cepas resistentes a los fármacos».

Rápida y eficaz

La nueva prueba podría mejorar significativamente el diagnóstico y la gestión de la tuberculosis al ser la primera capaz de medir la gravedad de las infecciones de tuberculosis activas. Y para ello, detecta con exactitud los niveles mínimos en sangre de dos proteínas –CFP-10 y ESAT-6– que las bacterias de la tuberculosis liberan sólo durante las infecciones activas.

Como indica Tony Hu, «estamos particularmente entusiasmados con la capacidad de nuestro ensayo de alto rendimiento para proporcionar resultados cuantitativos rápidos que pueden utilizarse para controlar los efectos del tratamiento, lo que dará a los médicos la capacidad de tratar mejor las infecciones de tuberculosis en todo el mundo. Además, nuestra tecnología puede utilizarse con los instrumentos clínicos estándar que se encuentran en hospitales de todo el mundo».

Los análisis actuales de la tuberculosis a menudo demuestran un rendimiento reducido con los pacientes con tuberculosis con resultados positivos para el VIH humana o con infecciones de tuberculosis en tejidos no pulmonares, y estos pacientes pueden requerir biopsias de tejido para el diagnóstico.

La nueva prueba detectó casos de tuberculosis pulmonar y no pulmonar con sensibilidad similar a los métodos actuales –en torno a un 92%– independientemente del estado de VIH en el paciente y reveló una buena especificidad para distinguir pacientes con casos de enfermedad relacionados: tuberculosis latente y micobacterias no tuberculosas –87% y 91(, respectivamente– y sujetos sanos –100%.

Es más: la estrategia utilizada para generar este ensayo también puede adaptarse a otras enfermedades infecciosas.