Realidad virtual - Quirónsalud Valencia
SALUD AL DÍA

Cuando el paso por el hospital es cosa de niños

Magia, coches eléctricos y realidad virtual, algunas iniciativas que los hospitales ponen en marcha en busca de una mayor humanización de la atención sanitaria a sus pacientes pediátricos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cualquier ingreso hospitalario o cirugía, por breve o poco invasiva que pueda ser, puede generar estrés tanto a pacientes como familiares. Y cuando hay niños implicados, la preocupación se agrava. Al malestar que causa la dolencia en sí se suman durante la estancia hospitalaria el cambio de rutinas, nuevos espacios, alimentos, límites en su movilidad y actividad, incomodidad y, por supuesto, aburrimiento, que pueden convertir su día a día, y el de quienes le rodean y cuidan, en todo un reto difícil de superar.

Para combatir esta situación, los hospitales se han puesto manos a la obra en busca de una atención más humanizada, para que tanto los niños como sus familiares puedan sobrellevar mejor ese ingreso. La experiencia del paciente es el nuevo paradigma de la excelencia sanitaria. Y a veces, como por arte de magia (literal), lo consiguen. Es el caso del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, donde desde hace meses el mago Ángel Dlin visita cada semana a los niños hospitalizados (salvo en los casos en los que su situación médica no lo permita o recomiende) para realizar sesiones de magia individualizadas en sus habitaciones.

La iniciativa, que forma parte del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria de este hospital madrileño, «ayuda a los niños y a sus familiares a aliviar la tensión que generan estos ingresos, animándolos y tranquilizándolos respecto a sus enfermedades, lo que a veces permite, incluso, disminuir la medicación para el dolor o el alivio de otras molestias», explica el Dr. José Fernández-Cantalejo, del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Y es que, afirma, «este tipo de acciones colaboran a humanizar los centros hospitalarios, y son aún más necesarias en el caso de los ingresos pediátricos».

Al quirófano jugando - Quirónsalud Zaragoza

En estas situaciones -continúa el pediatra- es importante, ante todo, que los padres expliquen al niño la razón de que tenga que pasar un tiempo en el hospital, con un lenguaje apropiado y comprensible a cada edad, y con actitud serena, calmada y tranquila, intentando transmitir esas mismas sensaciones al pequeño. Para que la magia, la ilusión y las risas sustituyen a la preocupación, la tensión, el tedio y hasta las molestias o el dolor.

Al quirófano sobre ruedas

Además, en ocasiones, la magia no solo se queda en la habitación. Para los niños que deben someterse a una cirugía, este y otros hospitales del grupo Quirónsalud cuentan actualmente con coches teledirigidos para llevar a los niños hasta el quirófano, un momento que suele generar mucho miedo, estrés y ansiedad y que puede afectar tanto a la hora de administrar la anestesia como en la posterior fase de despertar.

«Si el niño está nervioso, llora o tiene mocos, las vías aéreas se irritan y pueden dar problemas al dormirse, de ahí que iniciativas como ésta ayuden a calmar al niño en esos momentos en los que los nervios están a flor de piel», admite el Dr. José Carlos García Solanas, anestesista del Hospital Quirónsalud Zaragoza, uno de los centros que desde este año ofrece esta iniciativa.

Los niños no sufren sin necesidad, de manera que su recuerdo de la estancia en el hospital deja de ser doloroso; mejoramos su estado de ansiedad y, con ello, el de padres y familiares

Los coches son teledirigidos por control remoto por un celador, que entra con ellos a la habitación del menor para llevarles conduciendo por los pasillos hasta llegar al bloque quirúrgico. «Así llegan más tranquilos y contentos, y no asocian ese momento con algo negativo o traumático, lo que facilita la tarea al personal médico y ayuda también a los padres a sobrellevar esos momentos previos», añade el Dr. Jorge Alfaro, otorrinolaringólogo del hospital aragonés, una de las especialidades con más cirugías pediátricas.

Realidad virtual sin salir del hospital

Pero si en lugar de ser un ingreso o una cirugía programada el menor acude al hospital de forma inesperada, hay centros que también están preparados para que ese momento sea llevadero para el niño. El Hospital Quirónsalud Valencia incorporó hace unos meses gafas de realidad virtual en sus urgencias pediátricas, con el objetivo de disminuir la percepción de dolor durante las actuaciones y mantener la atención del niño fuera del procedimiento que se le aplica durante su asistencia.

El mago Ángel Dlin
El mago Ángel Dlin - Fundación Jiménez Díaz,

«Estos dispositivos se utilizan en función de cada niño de una manera personalizada en aquellas situaciones que exigen disminuir la ansiedad, como por ejemplo toma de muestras de sangre, reducción de fracturas, etcétera», apunta el Dr. Gonzalo Pin, jefe del Servicio de Pediatría de este hospital, que entre los múltiples beneficios obtenidos con su utilización destaca las extracciones de muestras más rápidas, un menor uso de anestésicos en actuaciones dolorosas como la reducción de una fractura y el efecto de amnesia retrógrada en la memoria del niño que, al no recordar el episodio como algo traumático, favorece una predisposición positiva ante futuras visitas a un centro sanitario. «Los niños no sufren sin necesidad, de manera que su recuerdo de la estancia en el hospital deja de ser doloroso; mejoramos su estado de ansiedad y, con ello, el de padres y familiares», concluye el doctor Pin.