Los refrescos siguen en el punto de mira
Los refrescos siguen en el punto de mira
DIABETES Y ECV

Las bebidas azucaradas aumentan la cantidad de grasa abdominal

Se asocian con un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes, por lo que su consumo debe ser limitado

MADRIDActualizado:

Las bebidas azucaradas, que no así las bebidas ‘light’ o dietéticas, incrementan el riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. O así sucede, cuando menos, en la población de mediana edad. Y es que como muestra un estudio dirigido por investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH) y publicado en la revista « Circulation», el consumo de este tipo de bebidas se asocia con un notable incremento de la grasa abdominal –grasa que rodea los órganos situados en el abdomen, entre otros el hígado y el páncreas, y afecta a la funcionalidad de diversas hormonas, entre otras la insulina.

Como indica Caroline S. Fox, directora del estudio, «nuestros resultados constatan la asociación entre las bebidas azucaradas y la diabetes tipo 2. Por tanto, nuestro mensaje a los consumidores es que sigan las actuales recomendaciones dietéticas recogidas en las guías y sean consciente de cuántas bebidas azucaradas consumen».

Es más; «también tenemos un mensaje para los decisores políticos. Y es que nuestros resultados añaden una evidencia más a las numerosas investigaciones que sugieren que las bebidas azucaradas podrían ser perjudiciales para nuestra salud», apunta Caroline S. Fox.

Más grasa abdominal

En el estudio, un total de 1.003 adultos con una edad promedio de 45 años respondieron a distintos cuestionarios para conocer sus hábitos alimenticios y se sometieron a una tomografía axial computarizada para evaluar los cambios en su grasa corporal –tanto en el momento de inicio del estudio como a los seis años de seguimiento.

Concretamente, los participantes fueron incluidos en cuatro categorías en función de su consumo: no bebedores; bebedores ocasionales –una bebida azucarada al mes o menos de un semanal–; bebedores habituales –una bebida azucarada a la semana o menos de una bebida diaria–; y bebedores de, al menos, una bebida azucarada diaria.

Concluidos los seis años de seguimiento, y con independencia de factores como la edad, el género –la cifra de mujeres y varones en el estudio fue prácticamente similar–, la actividad física y el índice de masa corporal (IMC), los autores observaron un incremento del volumen de grasa abdominal de 658 centímetros cúbicos en los no bebedores: de 649 cm3 en los bebedores ocasionales; de 707 cm3 en los bebedores habituales; y de 852 cm3 en los bebedores de, como mínimo, una bebida azucarada al día.

Los decisores políticos deben tener en cuenta que las bebidas azucaradas podrían ser perjudiciales para nuestra salud
Caroline S. Fox

En definitiva, el consumo de bebidas azucaradas conlleva un incremento de la grasa abdominal. Y como alerta Jiantao Ma, co-autor de la investigación, «es muy posible que los azúcares añadidos contribuyan a la resistencia a la insulina, un desequilibrio hormonal que incrementa el desarrollo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares».

Limitar el consumo

Tal es así que las recomendaciones publicadas en el año 2009 por la Asociación Americana del Corazón (AHA) limitan el consumo de azúcares añadidos diarios a un máximo de 100 calorías para las mujeres y de 150 calorías para los varones.

Así, como concluye Jiantao Ma, «nuestros hallazgos se encuentran en consonancia con las actuales recomendaciones dietéticas que limitan el consumo de bebidas azucaradas».