Tiempo de lectura

Las vacaciones suponen un doble motivo de alegría: el descanso y la desconexión por medio de los libros

Actualizado:

Igual que en las de muchos de ustedes, en mi mesilla de noche siempre hay un libro. O dos. E igual que muchos de ustedes, soy incapaz de conciliar el sueño sin haber dedicado previamente un mínimo de 30 minutos a la lectura. A la lectura reposada, me refiero. No a ese consumo voraz de información en el que vivimos inmersos hoy día. Una lectura tranquila, calmada. Y no necesariamente siempre de esos libros que esperan en la mesilla. También trato de tener a mano buenas revistas con entrevistas y reportajes de cierto calado. Deformación profesional supongo. Del mismo modo que si usted se dedica a la contabilidad hará por agenciarse lectura relacionada con los números. O con la cocina